Suscribite a nuestro Newsletter

Twitter

Activar el liderazgo a través de la escucha

El liderazgo trata de dar forma y modificar la manera como prestamos atención a una situación y de manera subsecuente respondemos a estas.

Teoría U nueva

El problema es que en la mayoría de los casos, ejercemos el liderazgo de forma que somos incapaces de reconocer, por no hablar de cambiar, los hábitos estructurales que determinan cómo prestamos atención en nuestras organizaciones y redes. Activar nuestra forma de liderazgo implica cualificar la forma en que escuchamos, así como reducir la velocidad para comprender.

 

Activar nuestra forma de liderazgo implica cualificar la forma en que escuchamos.

Otto Scharmer (1) identifica cuatro clases diferentes de escucha:
Modo descarga, escucha crítica, escucha empática y escucha generativa.

Escucha 1: Descargando

“Si, eso ya lo sé.” Esta clase de escucha “descargando” – supone reconfirmar nuestros juicios habituales. Cuando estamos en una situación donde todo lo que ocurre confirma lo que sabemos, podemos decir que operamos “en modo descargar”.

Escucha 2: Hechos

“¡Oh, mira eso!” Esta clase de escucha es factual, se centra en hechos,  datos u objetos nuevos: prestamos atención a los hechos y datos  novedosos o falsos. Supone apaga la voz interna de juzgar para escucha a las voces que están en frente suyo. Apreciamos lo que se diferencia de
lo que ya conocemos. Esta “apertura mental” ante nuevos hechos constituye el modo básico de la buena ciencia. Dejamos que los datos nos hablen. Hacemos preguntas y ponemos especial atención a las respuestas que obtenemos.

Escucha 3: Empática

“Si, se exactamente cómo te sientes”. Esta clase de escucha es empática,  emocional. Cuando formamos parte de un dialogo real y prestamos atención  cuidadosamente, podemos notar un cambio profundo en el lugar desde el  cual nuestra escucha se origina. Nos desplazamos de la observación del  mundo objetivo de las cosas, números y hechos (el “mundo-eso”) a
escuchar la historia de un ser vivo y en evolución (el “mundo-tu”).
Algunas veces, cuando decimos “sé cómo te sientes,” nuestro énfasis es  en una clase de saber mental abstracto. Pero para realmente sentirse como otra persona, debemos tener una conexión emocional. Solo un corazón  abierto nos brinda la capacidad empática de conectarnos directamente con  otra persona desde adentro. Cuando esto sucede, sentimos un cambio
profundo ya que entramos a un nuevo territorio en la relación; olvidamos  nuestra agenda personal y empezamos a ver el mundo a través de los ojos  de otra persona.

Escucha 4: Generativa

“No puedo expresar lo que siento en palabras. Todo mi ser se ha  apaciguado. Me siento más tranquilo y presente y más como yo soy en  realidad.” Esta clase de escucha se mueve más allá del campo actual y  nos conecta a una esfera aun más profunda de lo que emerge. Scharmer
llama a este nivel de “escucha generativa”, que supone escuchar desde  el campo emergente de posibilidades futuras. Este nivel de escucha  requiere que accedamos no solo a nuestro corazón abierto, sino también a  nuestra intención abierta – nuestra capacidad de conectarnos con las más
altas posibilidades de desarrollo futuro, de lo que puede emerger. Ya no  buscamos algo afuera, no sentimos empatía por alguien frente a nosotros.  Estamos en un estado alterado, de unidad o “comunión” que tal vez sea la  palabra que más se acerca a describir esta experiencia. Lo sabemos a posteriori: algo ha cambiado de tal forma que ya no podemos volver a ver
las cosas como antes.

Resultado de imagen para libro el punto ciego del liderazgo

Teoria U

(1) Scharmer, Otto C. Teoría U. Liderar desde el futuro a medida que emerge. 
Editorial Eleftheria (2015) Barcelona.
Relaciones con Públicos Internos: saber escuchar (Parte I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss