Suscribite a nuestro Newsletter

Twitter

Ser o no Ser

Gaby Alvarez o el ejercicio “ilegítimo” de las Relaciones Públicas 

No importa si el “relaciones públicas” es Gaby Alvarez, Javier Lúquez, Pablo Cerrutti, Wally Diamante, Oggy Junco o Guido Suller, “whoever”, lo que sí importa es la utilización indebida del concepto: Relaciones Públicas.

Ud. se preguntará por qué es ilegítimo que personas sin formación académica ninguna en la materia se hagan llamar “Relacionistas Públicos”; le respondo: por que no es cierto, ni genuino ni verdadero, tal como define la Real Academia Española a la palabra: ilegítimo.

Por Lic. Antonio Ezequiel Di Génova

Las Relaciones Públicas son una disciplina científica sobre la que miles de ciudadanos se formaron o están en proceso de formación en decenas de instituciones educativas públicas y privadas de todo el país. Éstas están comprendidas dentro de la Ley de Educación Superior 24.195, las que legitimizan el ejercicio de la profesión, sean universitarias o no universitarias, nacionales, provinciales o municipales, tanto estatales como privadas, todas las cuales forman parte del Sistema Educativo Nacional regulado por dicha ley.

Según el Artículo 42 de la mencionada Ley: “Los títulos con reconocimiento oficial certificarán la formación académica recibida y habilitarán para el ejercicio profesional respectivo en todo el territorio nacional”…”Los conocimientos y capacidades que tales títulos certifican, así como las actividades para las que tienen competencia sus poseedores, serán fijados y dados a conocer por las instituciones universitarias, debiendo los respectivos planes de estudio respetar la carga horaria mínima que para ello fije el Ministerio de Cultura y Educación, en acuerdo con el Consejo de Universidades”.

Ahora bien, pero por qué no es ilegal si es ilegítimo, se preguntará Ud. con la curiosidad lógica de aquel que hasta ayer nomás llamaba “Relacionista” a un promotor de celebridades, de escándalos o de banalidades varias. Le respondo: porque para que algo sea ilegal debe ir en contra de la ley; y, lamentablemente, no existe ninguna ley que regule el ejercicio de nuestra profesión.

Por qué no tenemos una ley que dicte las incumbencias de nuestra profesión es un tema largo por el que muchos hacen poco y pocos hacen mucho y del que nos ocuparemos en otra oportunidad.

Para evitar malos entendidos digamos que el  término “públicas” que forma parte del concepto “Relaciones Públicas” no es un adjetivo calificativo del tipo de relación, las relaciones no son públicas porque son distintas de privadas, no; el término es un sustantivo que refiere a la relación que se establece con los públicos con los que una empresa o institución de vincula. 

Los “públicas” trabajan para hacer públicas las relaciones de sus clientes pero eso no los transforma en Relacionistas Públicos, del mismo modo que los que hacen  “publinotas” o “notas pagas” no son periodistas. 

Margarita, la señora que vive en la esquina de mi casa cura el empacho, cura el mal de ojos y sabe Dios qué otros conjuros, hechizos, recetas mágicas y pociones prepara y administra,  empero todos le decimos la señora que cura el empacho, no la Doctora Margarita, ni doc, ni nada parecido y si alguien agradecidísimo por haber recuperado la regularidad intestinal la quisiera llamar doctora ella seguramente lo corregiría y le pediría que la llamara simplemente: Señora que “cura el empacho”. 

Muchachos, un sano consejo: “mind your own business” y si quieren ser llamados Relacionistas Públicos, tomen el camino más corto y vayan a estudiar  a una universidad y si no, sigan el digno ejemplo de Margarita.    

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss