Twitter

¿Agencia boutique o tradicional?

Agencia boutique vs. agencia tradicional: con qué quedarse?




Existe un mito con respecto a la agencia boutique: muchas veces las

cuentas grandes la consideran una agencia muy chica para atenderlos, y

las pequeñas empresas piensan que es muy grande para ellos. Por el

contrario, las agencias boutique se caracterizan por encontrar

soluciones adecuadas a las necesidades de cada cliente, sea una

empresa grande o pequeña.




Esta forma de trabajo «a medida», tiene que ver con una de las

particularidades de la agencia boutique, y lo logran a través de un

trato personalizado. Las grandes agencias pierden el vínculo con la

persona que les encarga el trabajo y diluyen el ida y vuelta que en

las agencias boutique se da de forma natural. Por eso, para una

agencia grande de 50, 100 ó 300 empleados, es absolutamente inviable

una comunicación personalizada, por una lógica de dimensiones. Nunca

el dueño de ese monstruo puede estar hablando en una reunión con el

cliente, salvo en situaciones de un trabajo especial.

Por otro lado, gracias al trato personalizado, las agencias boutique

pueden escuchar al cliente, trabajar en equipo con él y también saber

guiarlo y aconsejarlo. No cumplen automáticamente con lo que se les

pide, sino que pasan el pedido por un tamiz y a partir de ahí evalúan

qué se puede hacer con lo que se les solicita. Eso es estrategia, y es

un valor agregado.

Muchas veces el cliente decide tratando de ubicarse en el lugar del

consumidor o del usuario de lo que está queriendo vender, y la

realidad es que tal vez no es ni consumidor ni usuario. Es muy difícil

pedirle que salga de un lugar de lógica y que trate de pensar como

piensa otro, y para eso está la agencia.

La estrategia es fundamental para hacer una buena comunicación. En

algún caso puede coincidir lo que el cliente cree que necesita con lo

que la agencia boutique considera que hay que hacer, pero en otros

casos no. Eso demanda variaciones o desviaciones.

Aquí entra a jugar otro aspecto que es el tema de la flexibilidad.

Los clientes que se acercan a una agencia boutique valoran la

elasticidad porque el proceso no tiene procedimientos rígidos a

seguir. Todos se involucran, todos están al tanto y por eso pueden

variar con más plasticidad las estrategias creativas.

Las agencias boutique se rodean de comunicadores funcionales y

aportan creatividad en función de un objetivo, no la creatividad por

la creatividad misma. En cambio, una estructura de gran cantidad de

empleados, que a la vez responde a estrategias regionales o mundiales,

tiene una capacidad de reacción mucho más lenta que una agencia

boutique para hacer cambios sobre la marcha.

Actualmente el cliente está más informado, y también el consumidor.

Pueden estar bien o mal informados, pero en ambos casos es así. Hoy

los hábitos de consumo cambian mucho más rápido que antes, entonces,

la receta que servía hace dos años, hoy no sirve y esto se produce por

la sobre exposición a los medios. De este modo, los hábitos de

consumo, y los hábitos de la gente cambian a una velocidad que antes

no pasaba. Por eso hay que cambiar la manera de comunicar, los códigos

y los formatos, y la agencia boutique está preparada para hacer un

giro de timón en el momento adecuado.

Por Alejandro Raizman, socio director de Aldente (www.aldente-group.com).

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss