Twitter

Branding y RR.PP.

Branding empático

Sabemos la importancia que tiene que una marca pueda emocionarnos. Pero, ¿cómo lograrlo? La empatía es un conocimiento emotivo en el que se comparte y experimentan los sentimientos de otra persona.

El empático tiene la habilidad de colocarse fácilmente en el rol del otro (cómo piensa, qué siente, qué espera y qué lo estimula). Una marca con personalidad empática privilegia el sentir, siendo capaz de transportarse emocionalmente a la realidad de sus audiencias.
Por Carolina Borracchia
Las marcas existen porque existen personas que las necesitan y las desean. Desde ésta óptica una marca debería ser, por definición, intencionadamente empática. Pero la empatía no es fácil de lograr, menos aún si el brand manager cree que puede poseerla. La posesión implica pertenencia, y la empatía requiere que seamos concientes de la distancia con la marca para poder lograr emocionar una audiencia.

La empatía (empathy, einfühlung) es un conocimiento emotivo en el que se comparte y experimentan los sentimientos de otra persona. Requiere de la conciencia de distancia y proximidad con el otro, de la conciencia del otro como una realidad ajena a la propia pero, al mismo tiempo, implica la comprensión de ésa realidad y asegurarnos la ausencia de confusiones.

Nunca terminamos de conocer por completo a una persona, menos aún a una audiencia pero sí podemos hacer una conexión con ella. Es imposible poseer la personalidad de una marca dado que -aún siendo unívoca y coherente- finalmente será lo que cada persona crea que es. Las marcas verdaderamente empáticas generan en las personas la sensación de completar su propia personalidad cuando la adoptan o, inclusive, cuando la desean o admiran.

Hipocresía de marca

Una marca que empatiza con su audiencia es una marca que se prefiere: nunca da lo mismo que su competidora. Las marcas empáticas establecen una conexión profunda y bidireccional en la relación con las personas. Por eso, establecer una relación empática con la audiencia es la clave para que una marca sea preferida, en lugar de ser elegida.

Entonces la pregunta es: ¿desde dónde construir una marca para que sea empática? Desde el otro, a imagen y semejanza del otro. Las marcas-ego o "selfbrands" pueden ser reconocidas entre sus creadores pero están más centradas en el narcisismo y la arrogancia que en la necesidad de satisfacer el deseo de sus audiencias. Por otro lado son marcas -en muchos casos- hipócritas, marcas que prometen más de lo que son capaces de satisfacer, centradas en sí mismas.

Si una marca quiere ser preferida, admirada y deseada la clave está en que sea capaz de poder "ponerse en los zapatos de sus audiencias y distinguir e imaginar qué es lo que espera sentir".

Quienes creen en las emociones como base del branding exitoso, no deberían formular estrategias de marca sin antes empatizar con la audiencia.

Una marca empática genera, ante todo, sentido de pertenencia, identificación, comodidad, comprensión y sensación de familiaridad con sus audiencias. Ahora te pregunto: ¿Cuántas marcas verdaderamente empáticas sentís como consumidor?

Fuente: Infobrand

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss