Twitter

CLEAR

Las Seis Falacias de la Comunicación Compleja y el modelo de gestíón CLEAR




1. Cuando somos complejos, seremos percibidos como alguien que tiene la autoridad y el conocimiento técnico necesarios para aparecer como expertos y personas que saben de qué están hablando.

2. Entre más complejos somos, más reducimos las posibilidades de críticas o cuestionamientos ya que no podrán contra argumentar.

3. Ser complejo en el mensaje asegura que todas las audiencias del mensaje quedarán satisfechas pues se han tocado todas las aristas posibles del tema.

4. No ser complejo puede significar que nuestros grupos de interés nos perciban como banales o superficiales.

5. La sencillez en el mensaje puede levantar sospechas en algunas audiencia que pensarán que no estamos diciendo todo lo que debemos decir, con lo cual desconfiarán de la compañía.

6. No podemos eliminar palabras técnicas o jerga especializada, porque podemos alterar el propósito del mensaje.



Modelo de gestión de la claridad denominado CLEAR (que traduce Claro, en español).

• Contextualización: Añadir información de contexto es un imperativo
para que las audiencias entiendan por qué un determinado mensaje ha sido
enviado y cuál es su propósito. No siempre es el mensaje el que crea la
confusión: muchas veces un contexto incierto o inexistente genera más
dificultades e incertidumbres. Responda dos preguntas para resolver si
hay contexto: ¿Es claro cuál es el propósito que la empresa busca? ¿Es
clara la razón o motivación que impulsa a la compañía a difundir dicho
mensaje?

• Lógicamente estructurado: Un mensaje debe ser coherente y tener una
organización que facilite su comprensión. La investigación de St. Gallen
y los documentos previamente revisados revelan que la estructura del
mensaje destruye y construye claridad. Responda estas preguntas de
verificación: ¿El ordenamiento que usted ha dado al mensaje permite
visibilizar adecuadamente el objetivo del mismo? ¿Están enlazados de
manera coherente cada uno de los componentes que integran la estructura
del mensaje?

• Esencial: Identifique previamente lo esencial. De entrada, recuerde
que lo esencial se refiere a su objetivo comunicativo. Si ese objetivo
es visible y evidente, ha dado un paso para ser claro. Muchas audiencias
recordarán solo una parte de la información. Muchas audiencias se
saturarán con algunos mensajes. Por eso es importante que usted
verifique qué es lo esencial y ubíquelo de manera lógica dentro del
mensaje. El periodismo nos enseñó algo sobre aquello que es esencial en
un mensaje: Qué, Cómo, Cuándo, Dónde, Por qué, Para qué y Para quién.
Responda estas preguntas de verificación: ¿Tiene las respuestas a las
posibles inquietudes de las audiencias? ¿Cómo puede ser escrito o dicho
de una manera más simple? ¿Hay elementos innecesarios que pueden ser
suprimidos?

• Libre de Ambigüedad: Asegúrese que palabras o ideas que pueden ser
interpretadas de muchas maneras, queden por fuera del mensaje. Si usted
dice NECESITO PRONTO ESTE REPORTE, debe ser consciente que algunos lo
entenderán como inmediatamente, y otros podrán suponer que no hay ningún
problema si lo entregan al día siguiente. Nuevamente debe preguntarse:
¿Qué partes del mensaje pueden ser interpretadas de manera diferente?
¿En qué aspectos del mensaje puedo ser todavía más específico?

• Resonancia: Lo definen como la capacidad para generar atractivo o
vínculo emocional con la audiencia. Hay que estimular el interés y
curiosidad de aquellos a quienes va dirigido el mensaje. Y esto hay que
complementarlo con una ruta que defina cómo acceder a nueva información.
Tenga en cuenta: ¿Se garantiza que el mensaje le llega a aquellos
grupos establecidos como objetivo? ¿Utiliza recursos que estimulen ese
interés (como ejemplos, preguntas, ilustraciones, infografías)?

Dar el salto a la claridad implica una estrategia y la investigación la
resume en otro modelo que denominaron STARTER, donde sugieren
fundamentalmente (1) definir reglas y protocolos para elaboración de
dichos mensajes, (2) Entrenar a los responsables en los elementos
centrales que guían la claridad de los mensajes, mostrando ejemplos del
antes y el después, (3) Asignar responsabilidades en el reto de ganar
claridad, y (4) Monitorear el desempeño de la claridad a través de
encuestas de verificación con audiencias, o con expertos que evalúen los
mensajes producidos.

Un gran paso se dará si los mensajes que producen las compañías (sobre
todo aquellos que se elaboran con un propósito estratégico) son
sometidos a varios de los filtros que aquí se han sugerido a lo largo de
estas tres entregas. Será útil para mejorar boletines de prensa,
correos electrónicos, informes de gestión o responsabilidad social,
entre muchos otros. Recomiendo de todas formas, a los más interesados en
profundizar, que consulten el informe original publicado por la
Universidad.

Por German Caicedo.



Fuente: Comunikandonos.com

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss