Twitter

Educación y Comunicación

Estrategia de comunicación para activar el microcrédito y combatir la pobreza

Tres billones de personas en el mundo carecen de la posibilidad de lograr un empleo formal.



Las desigualdades sociales son cada vez más evidentes. Los esfuerzos de las organizaciones, de los gobiernos y la sociedad civil para erradicar la pobreza parecieran no alcanzar. Sin embargo, los microcréditos, surgen como una posibilidad concreta, capaz de reducir la pobreza mundial en un 50% para el 2015.

Generar acciones de comunicación e información capaces de incentivar la práctica de los microcréditos y educar a las poblaciones para ello, resulta necesario para reducir el nivel de pobreza en el mundo.

Los mundos parecen muy dispares: por un lado el sistema financiero que no ve que los pobres sean capaces de generar negocios rentables y por el otro, millones de personas que esperan una ayuda económica que les permita salir de la situación de extrema pobreza.

Para los bancos convencionales entregar microcréditos no es conveniente porque representan:

1. Costos altos frente a volúmenes de préstamos muy pequeños.

2. La infraestructura adaptada al cliente específico resulta altamente costosa y de una operatoria complicada

3. Ante un riesgo de incobrabilidad (supuesta) muy alto, las tazas resultan incalculables.

4. No existe la voluntad manifiesta de atender a una población de riesgo, sino a través de terceras entidades.

En el medio, entidades del Tercer Sector sensibilizando a los grandes capitales para que presten parte de su acción directa y de su apoyo en la resolución de un problema mundial, a los gobiernos, para que accionen con herramientas de estado eficaces y a la población para generar conciencia del avance y necesidad de combatir el flagelo de la pobreza.

En la última cumbre del milenio los gobiernes se comprometieron a reducir en un 50% los niveles de pobreza. Derrotarla no es menester de los gobiernos, ni de las ONGs, ni de las empresas de manera aislada. Todo esfuerzo resulta escaso.

El concepto de erradicación de la pobreza hoy debe resonar en nuestras cabezas tan fuertemente como el de Cambio Climático. Se deben generar acciones de comunicación que sean capaces de generar la conciencia y el estímulo que nos lleva a cerrar el grifo para cuidar el agua, o a utilizar materiales reciclables o simplemente tomar sol con protector. La emergencia es la misma. Las campañas de comunicación resultan insuficientes para lograr alcanzar un mayor nivel de conciencia, esa acción de estímulo respuesta.

El Banco Mundial estima que hay cerca de 7000 instituciones micro financieras, que prestan servicio a más de 16 millones de pobres de los países en desarrollo.

Algunas de estas instituciones están en Colombia, Ecuador, Argentina, Bolivia, Perú, Brasil, entre otros países, de Latinoamérica. Promocionan y otorgan microcréditos, pero la ausencia de capitales que favorezcan los movimientos financieros, impiden mantener sistemas de divulgación constantes, lo que dificulta de esta manera llegar a mayor cantidad de gente.

Nuestro punto de partida de acción no es ni más ni menos, que el tiempo y espacio que habitamos. Inmersos en una globalización que desenmascara los índices mundiales de pobreza. Con información que está al alcance de la mano, se puede establecer características estructurales de la pobreza y de los pobres, que deben servir de herramientas para trabajar de manera continua y efectiva contra este flagelo.

La globalización genera de manera constante movimientos de inclusión y exclusión. En este sentido es un fenómeno de interdependencia de las sociedades, que no anula los conceptos de nación, ni de estado, pero plantea nuevos retos de gestión, en un marco de acelerado cambio multi – influyente.

El mismo sistema que genera los niveles de pobreza con los que convivimos, traduce su mano generosa en subsidios, que no hace más que remarcar la condición de pobre, asegurándole una suma de dinero determinada, liberando del impulso del trabajo.

Y otra vez se abren dos mundo, pero ahora más próximos. Las ONGs con infraestructura y capital para microcréditos y los prestatarios, o aquellos que deben despertarles de su letargo de pobreza para mostrarles algunos marcos de bienestar posibles. Espacios en los que el trabajo surge, o resurge como un factor de dignidad humano. Donde es viable y se debe, planificar la educación, alimentación y sanidad familiar como resultado lógico del fruto del trabajo.

Vivir en una desigualdad indecente, es sumergirse a diario en el hambre, en enfermedades, exclusión social por causa y efecto, marginalidad, sin acceso a servicios de salud y educación. Por características estructurales estos hombres y mujeres no pueden visualizar ni llevar a la practica soluciones y acciones posibles.

En este sentido, y en esas comunidades, los sistemas de microcrédito aparecen con la fuerza de una revolución cultural en si misma. Según figura en el Proyecto World Values Survey se está produciendo un proceso de globalización de la comunicación, que no refiere directamente a la cultura. Así, la identidad cultural surge como un elemento diferenciador en una globalización descontrolada. Identidad, que debe ser el resultado del proceso de comunicación que permita la construcción de una identidad civil aglutinante.

Además, suponen una revolución cultural, al otorgar créditos para micronegocios a aquellas personas que, por su condición de pobreza, analfabetismo y discriminación social, están normalmente excluidas de estos privilegios

En el Fórum Barcelona 2004, se presentaron 114 preguntas a responder a lo largo del encuentro, una de ellas fue ¿respetaríamos más al mar, si pudiéramos comunicarnos con sus habitantes». Construyamos un paralelo entre el mar como socidad que comparte elementos en común y el tema que estamos tratando.

En comunidades que transitan en niveles de màxima pobreza, los códigos relacionales comienzan a ser otros. La esperanza y la desconfianza en quién propone el microcrédito como camino para salir del estado de pobreza, se dan por partes iguales. Se codean en un juego de comunicaciones relativas y directas, creadas en función de un público específico con necesidades estructurales. Donde los mensajes se construyen de manera clara, sobre soportes conocidos, donde quien presta pasa a ser la mano que guía en un camino de esfuerzo liberador, y no quien especulará con su necesidad.

Las proyecciones y planificaciones deben dejar de ser «espejitos de colores» para llegar a realidades concretas en un tiempo óptimo. Establecer plazos, objetivos, mover el engranaje de lo posible, elevando el grado de comunicación, dignifica a la persona a niveles sorprendentes.

El sistema de microcréditos se aplica desde hace un poco más de 25 años en los países en desarrollo, arrojando resultados esperanzadores. Pero no alcanza.

En un mundo con desigualdades cada vez más amplias, los puentes de comunicación entre ambos deben ser cada vez más sólidos, capaces de reforzar la efectividad, para que no se quiebre la débil voluntad y esperanza del que solamente espera.

Muhammad Yunus , creador del Grameen Bank de Bangladesh y por esta iniciativa, Premio Nobel de la Paz 2006, asegura que es preciso entender que se puede erradicar la pobreza con un conjunto de acciones no aisladas que fomenten el desarrollo social en general y no únicamente económico. El Grameen Bank, así como otras organizaciones canalizadoras de microcréditos, incluye en sus programas proyectos de capacitación, educación para los niños, mejoras sanitarias y de hábitos alimenticios con el objetivo de maximizar los resultados y garantizar un desarrollo completo y una salida total de la pobreza.

Asia y América Latina, tan distantes, tan cercanos.

Si la globalización nos permite establecer características estructurales generales, y compartir mismas problemáticas de pobreza podemos imaginar soluciones similares.

Generar plataformas de comunicación e información (TICs), para hacer del conocimiento un arma poderosa, para operar como fuente de la que puedan beber los estudiosos y prácticos de todo el mundo, suelen ser las mejores tendencias y estrategias actuales. Manejar estadística, técnica y comunicaciones los casos testigos, seguramente activa la toma de decisiones para acciones concretas y elimina pasos de exploración. La información, como eje, favorece la rápida puesta en marcha de planes, reduciendo, en gran parte el porcentaje de error.

Podemos enumerar varios sitios y espacios de internet, dedicados a difundir, aplicar, agrupar y favorecer trabajos, entidades y proyectos, para combatir la pobreza extrema.

En este contexto de análisis y teniendo en cuenta que una de las características de la pobreza es el poco o nulo acceso a la educación, podemos analizar el siguiente caso.

A finales de 2006, se realizó un estudio comparativo entre los estudiantes en Asia Oriental y en los países en desarrollo de América Latina. Se pudo determinar, que si bien ambas poblaciones infantiles recibían educación básica en la escuela primaria, la cantidad de jóvenes que accedían al nivel polimodal/ secundario disminuían considerablemente.

En lugares tan distantes, la problemática por acción de un sistema económico compartido y globalizador es semejante. Ambos deben facilitar el acceso a la educación polimodal /secundaria y a la vez mejorar la calidad de los procesos de aprendizaje y enseñanza, además de reducir las desigualdades entre grupos de ingresos y áreas urbanas y rurales. Los trabajos en conjunto de las comunidades involucradas servirán para dar pronta resolución a estos problemas.

Ambas regiones incluyen a países muy disímiles en cuanto a desarrollo social y económico, los que varían de países de ingreso medio a medio superior como Corea, Malasia, México y Chile, a países de ingreso más bajo como Viet Nam, Camboya y Bolivia.

Las crisis o situaciones cambiantes en lo político y económico que suceden en los distintos países dejan heridas en el seno de cada familia en situación de riesgo. Padres e hijos se enfrentan a un cuadro difícil de modificar por sus propios recursos, si no es a través de acciones concretas externas, que posibiliten de manera efectiva mejorar una situación de frustración personal que repercute en una inestabilidad social visible y compleja: jóvenes sin futuro profesional, dificultades de insertarse al sistema económico, altas probabilidades de caer en la delincuencia, ingresar en el sistema de trabajo ilegal, adicciones, etc.

Podemos entender al conocimiento como la manera de construir bases sólidas para el progreso social, atendiendo simultáneamente necesidades individuales que facilitan la movilidad social ascendente, contribuyendo al crecimiento del país.

El acceso limitado a la educación polimodal / secundaria y más aún, de grado, es una realidad imposible de negar. Universidades estatales politizadas que socavan recursos, tiempos y entusiasmo de los jóvenes, también forman parte de otro marco de análisis. La calidad de la educación no está relacionada solamente con el caudal de aportes económicos financieros, sino de un grupo de acciones en conjunto que mejoren la eficacia. La educación no debe ser considerada parte de la política sectorial sino, la variable clave de la estrategia para el desarrollo de cualquier país.

Si bien la situación y marco de diagnóstico resultan complejos, están fácilmente reflejados en los jóvenes que, queriendo mejorar su futuro, intentando no repetir la historia de sus padres, se encuentran limitados en su progreso. No pensemos en sistemas asistencialistas, no pensemos en regalar, ni en donar. Pensemos en fomentar sistemas que permitan descubrir habilidades, capacidades y vocaciones y así, facilitar el acceso al estudio y a la elección laboral.

«Se muere de muchas maneras, pero la muerte por inanición es la más inaceptable. Va tomando cuerpo con lentitud. Segundo tras segundo, el espacio entre la vida y la muerte se reduce inexorablemente. En un momento dado, la vida y la muerte están tan próximas que se torna casi indistinguible, no se sabe si la madre y el hijo, postrados en el suelo, se encuentran todavía entre nosotros o ya se fueron al otro mundo. La muerte sucede a pasos tan sigilosos que ni siquiera la escuchamos. Y todo esto por un puñado de alimentación. En los alrededores, el mundo come a placer, pero no ese hombre, no esa mujer. El bebe llora, y luego acaba por dormirse sin la leche que necesita. Mañana quizás, ya no tendrá fuerzas para gritar…» escrito por el Prof. Muhammad Yunus en su libro Hacia un Mundo sin Pobreza.

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss