Twitter

El empleado como cliente

Comunicación interna: cómo convertir a los empleados en embajadores de marca

No hay mejor fan que el que construye la empresa cada día, un rol que asume el que debería ser nuestro primer cliente: el empleado.



 Si
muchas empresas ya han entendido que generar una experiencia cliente
única es clave para su competitividad, aún son pocas las que trabajan
para generar esa misma experiencia en sus plantillas.

La huella que dejemos en nuestros clientes será directamente
proporcional a aquella que estemos dejando como empresa en nuestros
colaboradores. Bajo esta premisa, la intención de convertir en
embajadores a nuestros empleados debe ser entendida como la prioridad de
la Comunicación Interna que se presenta así como palanca estratégica
del negocio.

 

 

 

Pero ¿cómo conseguir en estos momentos de duelo inducido por la crisis plantillas motivadas y defensoras de los colores de mi marca?

La
respuesta está en una nueva manera de entender la comunicación interna
en la que el colaborador está en el centro. Olvidando los dictámenes de
una información corporativa retenida y priorizada por el departamento de
comunicación, la nueva Comunicación Interna es capaz de generar una
conversación 360º dentro de las compañías.

Veamos algunos tips que nos ayudarán a crear un plan de Comunicación Interna generador de fans:

La comunicación al servicio de la estrategia sí, pero si queremos retorno, tendrá que presentarse al gusto del consumidor: Con
un colaborador cada día más conectado e hiperinformado nuestros canales
deben estar pensados en consonancia con sus hábitos de acceso a la
información.

Recuperar la ilusión: Las empresas que
comunican su estrategia y objetivos de forma clara y transparente son
las que reportan mayores niveles de engagement y hasta un 30% más de
beneficios que el resto. Herramientas como el storytelling o el visual
thinking aplicadas a la comunicación interna estratégica nos ayudan a
transmitir conceptos que necesitan de una cierta proyección en el
empleado. Y es que para estar comprometido con mi empresa es esencial
que primero pueda entender mi contribución en esos resultados de futuro.

Liderar con el ejemplo:
El 70% de los empleados afirma que su manager directo es el canal que
mayor credibilidad tiene, por lo tanto nuestra labor como comunicadores
debe dejar espacio para trabajar la Comunicación del líder, formarle y
acompañarle en su rol de comunicador es esencial para que entienda el
impacto de sus palabras y de sus actos. Y es que la coherencia entre el
dicho y el hecho es pilar para la credibilidad del mensaje.

Apostar por las acciones de afiliación: El concepto de fan va íntimamente ligado al de tribu. De hecho esto
queda patente si nos remontamos a los orígenes de la palabra
comunicación en la que aunamos el compartir en grupo por un objetivo
común. En este sentido, las acciones de voluntariado corporativo serán
una buena palanca para generar un sentimiento de equipo que de modo
voluntario se construye por un bien común.

Reforzar los comportamientos excelentes: El reconocimiento de las mejores prácticas nos permitirá hacer vivir
los valores de la empresa. Solo si estos cobran vida en el día a día se
convertirán en un hábito para nuestras plantillas. Así, debemos incitar a
nuestros mandos en costumbres muy sanas para nuestra cultura
corporativa como el reconocimiento público de las Best Practices.

Dar voz al empleado: El valor más sostenible que tiene una organización es sin duda el
talento de sus equipos. El Social Media nos ofrece hoy en día
herramientas muy potentes para detectar, potenciar y distribuir el
talento dentro de la casa. Las redes sociales corporativas en concreto
han llegado para desterrar las intranets unidireccionales por su
potencia para ser un entorno perfecto de trabajo colaborativo en el que
el empleado dinamiza una conversación corporativa 360º basada en la
inteligencia compartida. Y además, un empleado embajador acostumbrado a
utilizar redes sociales corporativas será sin duda tu mejor embajador
2.0.

Crear un clima de confianza: Si como veíamos, el
manager es uno de los canales con mayor credibilidad, al igual que
ocurre con los clientes, las recomendaciones de nuestros pares aportan
tranquilidad y confianza. Por eso el uso del video protagonizado por los
propios colaboradores es una baza importante para recrear el cara a
cara que en nuestras organizaciones cada día más dispersas es difícil de
propiciar.

Un último punto sería “Medir para mejorar”.
Porque cada empresa es un mundo deberemos ser capaces de medir los
impactos de cada una de nuestras acciones para poder elegir el canal que
mejor se adapta a cada momento de información. De ahí la importancia de
establecer patrones de medición de impacto, y no de actividad como se
viene haciendo, si queremos que nuestro querido mundo de intangibles se
gane la confianza del comité de dirección.

Por Sonia Ruiz, Directora de PRIDECOM

Fuente: Top Comunicación.

Octubre 2013.

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss