Twitter

El Papa Francisco en la visión de un relacionista

Los desafíos a los que debe enfrentarse el Papa Francisco según una especialista en Relaciones Públicas estadounidense.

«Es una noticia sorprendente pero buena», dijo Susan
Tellem, socia de Tellem Grody Public Relations, Inc, y católica de toda
la vida. «Es un jesuita,  algo que me hace muy feliz escuchar. Tienden a
ser muy duros, pero tienen más visión de futuro».



El
Colegio de Cardenales eligió al cardenal Jorge Mario Bergoglio,
arzobispo de Buenos Aires, como el próximo Papa, que ha tomado el nombre
de Francisco.

Se trata de una decisión histórica, ya que con 76
años de edad, el Papa Francisco se convierte en el primer pontífice
latinoamericano – casi el 40 por ciento de los católicos romanos son
hispanos – , siendo también el primero que viene de la orden de los
jesuitas.

Miles de jubilosos católicos se reunieron en una saturada Plaza de San Pedro para ver aparecer al nuevo Papa. En las redes sociales, las menciones relacionadas con la selección de los cardenales se apoderaron de los trending topics, entre ellos «Habemus Papam».  La frase adornaba el sitio web del Vaticano, siendo la primera vez que la Iglesia anunciaba online el resultado de la elección.

La identidad del nuevo Pontífice no fue revelada hasta que se dirigió hacia el balcón de la Basílica de San Pedro, rodeado de los cardenales que lo eligieron.

En breves declaraciones, el Papa Francisco agradeció a la multitud en la Ciudad del Vaticano y rezó. El público ofreció una respuesta rugiente, y los medios de comunicación, en su mayoría, celebraron la elección.

Desafíos del nuevo pontífice

El Papa Francisco se encargará de supervisar una Iglesia que está luchando para comunicarse con los fieles en la era moderna. Como parte de lo que la Iglesia llama «nueva evangelización», el Vaticano, dirigido por el Papa, debe encontrar nuevas formas de conectarse con los católicos y los aspirantes a católicos.

«El Papa tiene que ser un líder del siglo 21», dijo Tellem. «Él tiene que comunicarse con 1200 millones de católicos.»

Tellem no es una comentarista de RRPP cualquiera.   Ha sido miembro del grupo de avanzada de los medios de comunicación para la visita del Papa Juan Pablo II a Los Angeles, y  se encargó de las relaciones públicas de la mayor colección del mundo de arte vaticano y objetos históricos.

A pesar del ambiente festivo que rodea al nuevo pontífice, el Papa Francisco se hace cargo de una organización en crisis. La iglesia todavía se está recuperando de los escándalos de abuso sexual infantil, así como de las secuelas de las recientes filtraciones papales, el papel de la mujer en la iglesia, y su posición sobre candentes temas políticos.

Según Tellem, es un síntoma de la resistencia milenaria de la Iglesia a cambiar.

«El Vaticano sigue siendo más o menos igual desde hace 2.000 años», dijo. «Lo más importante que el Vaticano tiene que hacer es salir de esa cuasi inmovilidad de 2 siglos y demostrar que está abriendo sus puertas para escuchar a los demás.»

Para aceptar el cambio, la Iglesia debe revisar sus esfuerzos de comunicación.

Por ejemplo, el cardenal Donald William Wuerl, arzobispo de Washington, dijo al Wall Street Journal que la Iglesia necesita una nueva forma de presentar su mensaje.

«La comunicación va a ser una gran parte de eso», dijo el cardenal Wuerl. «Hemos entrado en el mundo de las comunicaciones rápidas. Todo eso es parte de la nueva evangelización «.

Como parte de la evolución de la comunicación del Vaticano, estos son los principales retos que el Papa Francisco tendrá que afrontar:

Demostrar que se quiere comunicar

Esto puede parecer obvio, pero, insiste Tellem, que la gente tiene que ver que el nuevo pontífice está dispuesto a comunicarse.

La Iglesia necesita «un Papa que muestre su humanidad y muestre que quiere comunicarse», dijo. «Independientemente de que escuche y note que los cambios, en realidad, no sean tan relevantes como la opinión que está escuchando.»

De acuerdo con fuentes de la Iglesia entrevistadas por el New York Times, el nuevo Pontífice debe ser «un comunicador convincente, que gane almas a través de sus palabras y su porte santo».

Así que lo primero es lo primero: el Papa necesita aparecer, a la vez,  como un comunicador y un oyente de peso.

Manejar las redes sociales

El Papa Emérito Benedicto XVI fue noticia como el primer pontífice que supervisó la incursión del Vaticano en los medios sociales. El Vaticano publicó una foto de Benedicto enviando su primer “tuit” en un iPad.

En “tuits” posteriores, sin embargo, quedó claro para los seguidores y observadores que Benedicto tuvo poco contacto con las cuentas.

Si el nuevo pontífice abraza los medios sociales, tiene que demostrar al mundo que él es realmente el que lee y escribe “tuits” y seguir así. Nadie espera que él esté pegado a su smartphone o tablet, pero sí que debe tener cierto interés en la nueva tecnología. Él debe ser, como la prensa ha dicho, un «e-Papa».

El Papa Francisco mantuvo una cuenta activa de Twitter y un página de Facebook como arzobispo de Buenos Aires. Una cuenta falsa de Twitter, bajo el nombre de cardenal Bergoglio, ha acumulado más de cien mil seguidores.

Tal vez el Vaticano podría robar – perdón, pedir prestada -, una página de la Casa Blanca: las iniciales del Papa podrían acompañar cualquier mensaje de twitter, como es el caso de los mensajes de 140 caracteres que escribe el presidente Obama.

Llevar el mensaje más allá de los medios sociales

Pese a la atención que preste a las redes sociales, Tellem dijo que lo más importante es que el nuevo Papa salga y viaje. En otras palabras, que abrace cara a cara las comunicaciones.

«Twitter y Facebook van a ayudar,» dijo ella, «pero viajar y salir y conocer a la gente es realmente el mejor trabajo.»

En general, el pontífice tiene que estar «ahí fuera», como lo expresó Tellem.

«Que use radio, TV, Twitter y Facebook, que use y haga todo lo posible para que su mensaje sea escuchado», explicó.

Encontrar un lenguaje que conecte con la gente

El Papa es en muchos sentidos como un CEO moderno, según la columnista Carmine Gallo, de la revista Forbes, quien escribe sobre liderazgo y comunicación.

«Los líderes de hoy deben ayudar a la gente a entender la misión central y la visión de la organización y transmitir el mensaje de una manera que la gente pueda entenderlo, creerlo, relacionarse con él, y ponerlo en práctica», escribió.

Eso significa encontrar el lenguaje adecuado para llegar a los fieles, algo con lo que la iglesia ha luchado en los últimos tiempos, de acuerdo con el Arzobispo Philip Wilson, de Australia. Es una tarea formidable, sin embargo. La Iglesia tiene que encontrar el lenguaje adecuado, sin diluir su mensaje. Y eso también significa evitar meteduras de pata verbales.

El Papa Benedicto XVI tropezó con un puñado de pequeñas crisis de relaciones públicas durante su mandato. Por ejemplo, en 2006, citó pasajes inflamatorios sobre el profeta Mahoma. Tres años más tarde, despertó las críticas después de hablar de la rehabilitación de un obispo que negó el Holocausto, según informó el Huffington Post.

Para ello, el Vaticano contrató el año pasado a Greg Burke, reportero de Fox News, para oficiar como asesor de comunicaciones. En ese rol, ha celebrado conferencias de prensa y organizó simulacros de reuniones semanales de estrategia, de acuerdo con HuffPost.

Descentralizar las comunicaciones

La Iglesia necesita tener un diálogo sobre los temas difíciles, como los roles de liderazgo de la mujer, control de natalidad, el matrimonio gay, y así sucesivamente,  según Tellem.

De lo contrario, corre el riesgo de convertirse en un Vaticano aún más irrelevante para la sociedad moderna.

«Mucha gente cree que el Vaticano es irrelevante hoy», dijo Tellem. «Es hermoso para visitar, pero los cardenales son extremadamente  conservadores».

Para tener estas conversaciones difíciles, el nuevo Pontífice debe descentralizar las comunicaciones. En lugar de que todos los mensajes vayan desde la cúpula hacia abajo, Tellem dice que deberían ser locales, y con una forma que se adapte mejor a la vida de hoy en día.

«Para el mundo de hoy, [las comunicaciones] tienen que darse más a nivel de obispo o a nivel de parroquia, porque ahí es donde está la gente,» explicó.

El Papa Francisco no ha renunciado a sostener conversaciones difíciles. Él se desmarcó de sus compañeros en el Vaticano, en determinados temas, cuando era arzobispo de Buenos Aires. Incluso tildó a algunos de sus compañeros como hipócritas.

Después de 2.000 años de mala comunicación, el cambio probablemente será difícil. Pero a todas luces, parece que el Vaticano escogió al hombre adecuado para el trabajo.

Por Michael Sebastian. Publicado en PR Daily

Traducción e interpretación: Lic. Alejandra Martínez Morales, responsable de Relaciones Internacionales de RedRRPP.

http://www.prdaily.com/Main/Articles/14044.aspx

Marzo 2013

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss