Twitter

España: Ceremonial para familias reconstituidas

Adivina quién viene a mi boda

Protocolo nupcial

Manual de buenas prácticas para una boda perfecta de una familia «reconstruida».

«Se enfadará mi madre si invito a mi madrastra a la boda?». Este y otros dilemas son el pan de cada día en las familias reconstituidas. Porque cuando una pareja se divorcia, es toda la familia la que sufre los «daños colaterales» de la separación. Pero evitar conflictos durante las celebraciones familiares no es misión imposible, solo es cuestión de etiqueta y buenos modales.


«He tenido tantas esposas y tantos niños que no sé a qué casa tengo que ir en Navidad»,
dijo en una ocasión Mickey Rooney después de sobrevivir a siete
divorcios. El suyo no es un caso aislado. Al fin y al cabo, la fría
estadística dice que en España dos de cada tres matrimonios terminan en divorcio. Y cuando una familia se rompe, otra renace de sus cenizas: la familia reconstituida, compuesta por hijos, hijastros, padres, padrastros y toda suerte de ex, desde ex parejas hasta ex suegras. Llevarse bien puede ser todo un reto, pero hay que intentarlo para asegurar la paz y los buenos modales en temporada alta de bodas, bautizos, comuniones y demás eventos familiares.

En Estados Unidos, el protocolo para «familiastras»
tiene normas para todo y para todos, y soluciones hechas a la medida de
cada situación. En España, la etiqueta, mucho menos encorsetada, se rige
por las leyes del sentido común. Una experta norteamericana y una española nos ayudan a resolver las situaciones más conflictivas: Jann Blackstone, doctora
en psicología clínica y autora de seis libros sobre familias
reconstituidas, y Purificación Pujol, jueza, abogada de familia y autora
del libro ‘Un divorcio elegante’. Sus métodos son distintos, pero su
objetivo es exactamente el mismo: desdramatizar el divorcio y garantizar la convivencia.

Tengamos la boda en paz

  • La hija: «Me voy a casar y no sé si debería invitar a mi madrastra a la boda. ¿Se enfadará mi madre si lo hago?». 
  • American way: «¡Debes invitarla! Está casada con tu padre y sería de mala educación no hacerlo. Tu madre tendrá que aceptarlo. Padres y padrastros deben hacer un esfuerzo por poner el bienestar de sus hijos por delante del suyo propio. No importa la edad que tengan». 
  • Spanish way: «La madrastra debe actuar con
    sentido común y discreción, y debe decidir si es apropiado asistir o no.
    Si todo el mundo es adulto y educado, no hay problema. Pero si la única
    forma de evitar un conflicto es que no vaya, tendrá que sacrificarse».

Camino del altar

  • El padrastro: «Mi hijastra quiere que la lleve al altar el día de su boda. ¿Debería cederle el puesto a su padre biológico?».
  • American way: «Es tu hijastra la que debe decidir quién quiere que la acompañe. Una buena solución puede ser compartir el honor: su padre biológico puede llevarla hasta la mitad del camino y su padrastro, hasta el altar».
  • Spanish way: «En circunstancias normales, lo correcto es que sea el padre biológico quien la lleve al altar. Pero es la hija quien decide y
    tiene que dar las explicaciones. Si ella se lo pide a su padrastro,
    quizá él pueda hacerle recapacitar. Elegir que te lleve tu padrastro es
    tener ganas de darle a tu padre en las narices».

Feliz Día del padrastro

  • El hijo pequeño: «¿Tengo que hacerle un regalo a mi padrastro por el Día del Padre? ¿Le sentará mal a mi padre?».
  • American way: «Si tu padrastro forma parte de tu vida cotidiana, está bien que le felicites y le hagas un pequeño regalo para demostrarle tu afecto. Eso no debería enfadar a tu padre biológico ni alterar tu relación con él».
  • Spanish way: «Debes guiarte por tus propios sentimientos, pero es importante que tu decisión no haga daño a nadie: ni a tu padre ni a tu padrastro. Y si tienes que felicitarles a los dos, a uno con más ganas y otro con menos, hazlo».

Navidad: ¿bien o en familia?

  • La abuela: «Mi hijo se ha divorciado y viene a
    comer en Navidad con mis nietos, su nueva novia y el hijo de esta.
    ¿Tengo que hacerle también un regalo a ese niño al que no conozco de
    nada?».
  • American way: «Aunque no sea tu nieto biológico, ahora es parte de la familia y tratarle como un intruso es de mala educación. Sería un gesto bonito comprarle un regalo de bienvenida. Quizá no tengas que comprarles lo mismo.
    A tus nietos biológicos podrías, por ejemplo, abrirles una cuenta de
    ahorro para la Universidad. Debes buscar la forma de mantener una
    relación estrecha con tus nietos sin hacer que el niño nuevo se sienta
    marginado».
  • Spanish way: “Si solo les haces un regalo a tus nietos
    biológicos, no solo eres una maleducada, ¡eres mala! Estaría bien que,
    para darle la bienvenida a la familia, tú y tus nietos le hagáis un
    pequeño regalo al recién llegado”.

Cumpleaños… ¿feliz?

  • El exmarido: «Es el cumpleaños de mi hijo. Mi
    exmujer va a celebrar una fiesta en su casa, pero sé que su nuevo novio
    estará allí. ¿Puedo ir yo también?».
  • American way: «Eres el padre y eso no debería cambiar porque tu ex se haya echado un novio. No obstante, la persona que organiza la fiesta es quien debe invitarte. En cualquier caso, no te presentes allí sin avisar. Y si vas, pregunta si puedes ayudarle con los gastos».
  • Spanish way: «Depende de si estás invitado. No puedes presentarse allí solo porque se esté celebrando el cumpleaños de tu hijo. Si ese día no te toca estar con él, tendrás que aguantarte. Una
    solución puede ser que lo celebre contigo otro día. Puedes intentar
    darle la vuelta a la tortilla y explicarle la suerte que tiene al poder
    festejarlo dos veces».

Un bautizo incómodo

  • La nueva novia: «Mi novio me ha invitado al
    bautizo de su sobrino, pero sé que su exmujer estará allí. ¿Debería ir?
    ¿Sería una falta de respeto hacia ella?».
  • American way: «Puedes ir, sobre todo, si conoces a los padres del niño. Pero si acabas de empezar a salir con él, pregúntate por qué te ha invitado. ¿No será que con tu presencia quiere vengarse de su ex? No te conviertas en munición en la batalla de los ex».
  • Spanish way: «Si estás invitada, puedes ir sin ningún problema siempre que no pretendas ser la protagonista.
    Si, en cambio, tu plan es ponerte esa minifalda roja que te sienta tan
    bien para que todo el mundo te mire y te admire, es mejor que te quedes
    en casa».

Funeral civilizado

  • La exmujer: «El padre de mi ex marido ha
    fallecido. Él y yo no nos hablamos, pero me gustaría acompañar a su
    familia. ¿Debo acudir al funeral? ¿Cómo me comporto?».
  • American way: «Si no te hablas con tu expareja, quizá no sea una buena idea acudir al evento. En ese caso, puedes hacer una donación a una ONG en nombre del fallecido. Esa es una buena forma de ofrecer tus condolencias. Pero si te mantienes buenas relaciones con la familia, puedes acudir, pero quédate siempre en un segundo plano. Y no acudas a la recepción posterior al funeral».
  • Spanish way: «A no ser que exista un enfrentamiento visceral con tu ex, debes acudir y comportarte con discreción y respeto.
    Eso sí, no te sientes en el banco de la familia ni intentes ser la
    protagonista. Quédate en un rincón y acércate después a dar el pésame.
    También sería un buen detalle llamarles antes por teléfono para ver si
    necesitan algo».

De comunión con mi ex

  • El hermano: «Vamos a celebrar la comunión de mi hijo y me gustaría invitar a la exmujer de mi hermano. ¿Es apropiado? ¿Se enfadará?».
  • American way: «Invítala. Dile a tu hermano que se comporte como un adulto. El niño echará de menos a su tía».
  • Spanish way: «No es que puedas, es que tienes
    que invitarla. Tendrás que pedirle a tu hermano que se comporte como una
    persona civilizada. Eso sí, avísale. Si él no quiere ir, será su decisión. Además, siempre hay formas de evitar el conflicto. No hace falta que se sienten en la misma mesa». 

Bajo el mismo techo

  • El hijo adolescente: «Mi madre ha vuelto a
    casarse y su nuevo marido, y sus dos hijos, van a venir a vivir a
    nuestra casa. Yo no quiero tener que convivir con ellos. ¿Puedo
    negarme?».
  • American way: «Puedes negarte, la cuestión es
    si debes y las consecuencias que eso tendrá en tu vida. Quizá tu madre
    no te haya preparado para la transición que supone vivir con su nuevo
    marido. Antes de que se trasladen, sería positivo que os reunierais para acordar una forma de prevenir los conflictos«.
  • Spanish way: «Tienes que entender que, en casa de tu madre, no tienes derecho a imponer tu criterio. Ella es quien debe elegir cómo vive y con quién, y tú deberías aprender a respetarlo».



Mi suegra, ¿mi mejor amiga?

  • La exnuera: «Acabo de separarme de mi marido, pero le sigo teniendo mucho cariño a mi suegra. ¿Puedo mantener el contacto con ella?».
  • American way: «Si tenéis hijos en común, cortar de raíz la relación con tu suegra significaría que tus hijos perderían a su abuela. Eso debería contestar a tu pregunta».
  • Spanish way: «No solo es posible, sino también una opción muy deseable.
    Sería ideal que una ex haya dejado tan buen recuerdo en la familia que
    pueda seguir manteniendo esa relación. Pero tampoco hay que exagerar. No debes convertirte en la mejor amiga de tu exsuegra de la noche a la mañana». 

Más información: www.bonusfamilies.com

‘Un divorcio elegante’, de Purificación Pujol (Editorial Grijalbo).

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss