Twitter

Hay empresas que no hacen RR.PP., sino que se aprovechan de ellas.

Editorial

Hay empresas que no hacen RR.PP., sino que se aprovechan de ellas.

Los personajes de esta historia no son ficticios ni es pura coincidencia
cualquier parecido con la realidad..

Los Valores no se declaman, se practican. 

El doble discurso y la doble moral parecen ser el atajo preferido -puesto en práctica por una gran cantidad de empresas de todo tipo- hacia una imagen empresaria que trasunta profesionalismo y compromiso económico y social y que en realidad es sólo una apariencia, cosmética y superficial.
Empresarios que se interesan en las RR.PP., en tanto y en cuanto aporten publicidad no pagada favorable para la empresa. 

Empresas con hermosas páginas web, impresionantes brochures, impactantes despliegues promocionales y de merchandising, profusas e ingeniosas pautas publicitarias, conmovedoras campañas institucionales, high profile or not, según corresponda, discursos muy convenientes, etc., etc., son una muestra acabada de los esfuerzos manipulatorios y unidireccionales con los que está plagada la gestión empresarial promedio.

Imagen vs. Identidad

Sin embargo esta fascinante cara de la moneda, contrasta con prácticas abusivas y que indican menosprecio por el público interno y externo. Empresas que pagan salarios muy por debajo de sus posibilidades reales, sueldos en "negro", declaración de ganancias que no se condicen con el nivel de vida de sus principales directivos, evasión de impuestos siempre que sea posible, principios éticos que se sostienen sólo hasta que hay que aplicarlos, visión cortoplacista y de oportunidad, atención al cliente poco o nada eficiente, servicios de post venta cuasi nominativos o inexistentes, cláusulas con letra chica en los contratos, asteriscos en las promociones o presuntas ventajas para el cliente, que en realidad son ventajosas para el vendedor. Empleados abandonados a su suerte, luchando contra la corriente, poniendo la cara y recibiendo los cachetazos. Denodados esfuerzos del personal por ser asertivos dentro de una empresa que no cumple su promesa básica.

Gran despliegue tecnológico para atender una llamada entrante y poco y nada de compromiso, calidez y profesionalismo en el tratamiento de la demanda. Muchos teléfonos a los que puedo llamar para comprar y nadie me atiende cuando tengo que reclamar. 

A quien le quepa el sayo que se lo ponga

En definitiva, cuando contrate un relacionista público, no le pida milagros; primero haga las cosas como corresponde y después llámelo. Haciendo bien y luego dando a conocer es como se maximizan las ganancias y se minimizan las críticas.

Por Lic. Antonio Di Génova
Editor

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss