Twitter

Liderazgo del Papa Francisco

Las claves del liderazgo del Papa Francisco

Con su estilo innovador y a una velocidad asombrosa, el papa Francisco se ha convertido en un nuevo líder global, cuya forma de conducción aseguraría un rotundo éxito a directivos y ejecutivos si aplicaran sus decisiones de gestión y comunicación en sus propias empresas.



Así lo asegura el especialista en management y liderazgo, Bernardo Bárcena, en su libroEl liderazgo de Francisco. Las claves de un innovador, que fue publicado recientemente por Ediciones B.

Es que el papa argentino Jorge Bergoglio sigue alimentado el mercado
editorial local: ésta vez con la publicación de una novedosa obra que
aborda su pontificado en clave de ‘management’, una lectura bien
diferente a las conocidas hasta ahora.

 

«Es un líder que dice lo que piensa y que hace lo que dice, que comunica con obras, que tiene sentido del humor,
que pregunta y escucha, que sirve en lugar de pretender ser servido,
que puede identificar sus emociones y las de los demás, que siempre está
buscando sumar, crear, crecer y avanzar siendo fiel a sus valores»,
destaca Bárcena.

En su primer libro, el autor -licenciado y master en administración de
empresas, docente, conferencista y responsable de la Fundación Valores
para Crecer- analiza el estilo de conducción de Francisco a partir de
ocho cualidades de su forma de ejercer la conducción de la institución
más antigua del mundo: la Iglesia católica.

Un líder con inteligencia emocional, visionario, innovador, coherente,
que inspira confianza, comunicador, servicial, que sabe reconocer y con
empatía generacional: son las actitudes que -con un estilo ágil y
dinámico- el autor recorre a lo largo del libro, tratando de desentrañar
a este argentino que asombra al mundo entero con su carisma y espontaneidad.

Bárcena asegura que si
directivos y ejecutivos implementaran en sus compañías el liderazgo del
papa argentino «lograrían generar espacios de mayor confianza,
compromiso e innovación», lo que redunda en «un mejor clima laboral, uno de los factores más valorados por las nuevas generaciones a la hora de elegir un empleo». 

Para
el autor, Bergoglio logró revertir completamente -en poco más de un
año- una «imagen defensiva» de la Iglesia en una «imagen expansiva», lo
que queda demostrado a través de sus mensajes, sus gestos y sus
decisiones, que adopta con total naturalidad.

«La Iglesia como institución había comenzado a encerrarse y a enroscarse
en ciertas aristas de su doctrina. La actitud que prevalecía era de
justificación y defensa ante los temas más difíciles como el aborto y
los métodos anticonceptivos, la homosexualidad, la comunión de los divorciados, el celibato», enumeró.

En cambio -según remarca Bárcena- el papa llegado del «fin del mundo» se
enfoca más en «salir, caminar, acompañar a los más necesitados y
misionar que en encerrarse en estas cuestiones teológicas», y pone como
ejemplo aquella famosa frase que pronunció al volver de su viaje a
Brasil: «Con mucha soberbia pregunta: ¿Quién soy yo para juzgar a un
gay?».

Totalmente convencido de que el mundo empresarial también se siente
interpelado por el mensaje de Francisco, el autor cuenta que le resulta
inevitable utilizar los ejemplos de liderazgo del Papa en las clases,
cursos y capacitaciones que brinda en colegios, universidades y
empresas; y afirma que de sus variados auditorios recibe «mucho interés y
una adhesión generalizada». 

Al final de cada capítulo, el libro contiene ejercitaciones y preguntas
aplicables a líderes de distintas organizaciones, ya que Bárcena
considera posible que el estilo de conducción de Francisco puede
implementarse en empresas y todo tipo de instituciones.

Como anexo, se incluye el mensaje que el pontífice envió al Foro
Económico Mundial, reunido en Davos este año, en el que destaca la
importancia que los sectores políticos y económicos tienen en la
«promoción de un enfoque inclusivo que tenga en cuenta la dignidad de
toda persona humana y el bien común», y especialmente en los «más
frágiles, débiles y vulnerables».

Junto a sus hijos, Bárcena viajó recientemente al Vaticano para
entregarle un ejemplar de su libro a Francisco, en el marco de las
tradicionales audiencias públicas que se realizan todos los miércoles en
la Plaza San Pedro. 

«A las 48 horas de haber regresado a Argentina encontré una carta en la
puerta de mi casa. Emocionante sorpresa ver que era de la Secretaría de
Estado Vaticana agradeciendo la publicación remitida al Santo Padre»,
cuenta. 

Otro ejemplo de liderazgo: «Un gran líder debe ser magnánimo. Es decir,
pensar en cosas grandes -como por ejemplo sus gestiones para evitar la
guerra entre Estados Unidos y Siria- pero sin descuidar los pequeños
gestos. Me refiero a que se asegure que un hombre reciba un
agradecimiento a más de 11.000 kilómetros, pocas horas haber después de
haberle obsequiado un libro», concluyó.

Octubre 2014.

Fuente: Agencia Télam

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss