Twitter

Liderazgo y Yoga

Lo que el liderazgo empresarial tiene que aprender del yoga


Imagina
un gimnasio lleno de esterillas de deporte, una clase de yoga intenso
de más de una hora, y repetir esto 150 días al año. El yoga es uno de
esos deportes que al principio parecen insoportables, casi infernales,
pero por alguna razón terminan enganchando. Eso sí, visto desde un punto
de vista empresarial, el compromiso que un individuo adquiere con el yoga puede terminar por impactar su día a día y también su vida profesional.

¿Cómo? Allison Graham, escritora, empresaria y aficionada al yoga revela en Fast Company 5 paralelismos entre el yoga y el mundo empresarial.

1. No preguntes “y si…”. Pregunta “¿cuándo?, ¿dónde?”

Cuando una persona se entrega al compromiso de un deporte como el yoga
al final se da cuenta de que no se plantea si ir a clase. Al final se
organiza el resto de tareas en función de la prioridad. En los negocios,
en cambio, muchas veces se plantean objetivos que nunca se llegan a
cumplir, y eso genera muchísima frustración. Y es que, a pesar de las
buenas intenciones, no es posible encajar todas las actividades
requeridas en el sobrecargado día a día de una persona. Al final, las
obligaciones quitan espacio a las actividades voluntarias y pasados unos
meses todos los objetivos marcados quedan sin cumplirse. Por eso, una
vez que se haya propuesto un objetivo, no hay que plantearse si es
posible hacerlo o no, sino cómo se conseguirá que ocurra.

2. Reconoce los obstáculos y supéralos estratégicamente

Para una persona habituada a ir a clases de yoga de forma regular al
final prácticamente no parece ningún esfuerzo, pero lo cierto es que es
un gran logro. Desde el momento en que se toma la decisión de ir a
clase, aparecen las dificultades. Hay que aprender a reconocer estas
dificultades, buscar soluciones y desarrollar estrategias de
implementación. En los negocios parece fácil perseverar sobre un mismo
obstáculo o ignorar los problemas que se avecinan, pero no funciona. Lo
que hay que hacer es mirar hacia adelante y superarlos.

3. Crea unos principios sólidos y añade los detalles

Para cualquiera que no haya practicado nunca yoga, parece una actividad
sencilla de realizar, pero lo cierto es que mal hecha puede llegar a ser
muy complicada. Poner una postura correctamente requiere horas de
esfuerzo y una práctica diferente para cada uno. No hay perfección ni
cima a la que llegar, sólo se avanza. Algunos elementos básicos hacen
que la práctica mejore y, por muy aburrido que sea repetir una y otra
vez la versión más sencilla al final, casi sin darte cuenta, logras la
versión avanzada de esa postura.

En las empresas los principios fundacionales son lo que separa a los
genios de la gente que se queda fuera del negocio. Con unos fuertes
principios y procesos de atención al cliente, gestión financiera y
prácticas empresariales, aunque lleve tiempo desarrollarlos, alcanzarás
el éxito.

4. No pierdas de vista lo lejos que has llegado

Así como los negocios van y vienen, el yoga también. Es difícil no
compararse con el resto o pensar que no se está avanzando al ritmo
apropiado, pero el yoga es como cualquier cosa con un crecimiento
gradual, el progreso no se ve porque ocurre día tras día. En las
empresas también es habitual sentirse decepcionado con el progreso de la
compañía, pero no hay que perder de vista dónde se estaba el año
anterior, en lugar de prestar sólo atención a los progresos a corto
plazo.

5. Ignora a los que están a tu alrededor

Mirar a los demás no ayuda. Si te centras en los movimientos y las
posturas de otras personas tu mente dejará de perfeccionar tu ejercicio
para dedicarse a juzgar a los demás, en positivo o en negativo. Y lo que
es seguro es que no te ayudará a ser más productivo para alcanzar tu
objetivo. En los negocios, los que están a tu alrededor son la
competencia y, aquellos empresarios que se centran demasiado en los
demás no hacen lo suficiente por sí mismos. En lugar de ponerse celoso
por el éxito de los demás o mirar cuál ha sido su último movimiento, es
mucho más efectivo asegurarse de que el negocio propio funciona bien.
Vale, hay que conocer a la competencia y saber lo que hace, pero
centrarse en ellos sólo te ayudará para ponerte en una segunda posición
permanente.



1 de octubre 2012

Fuente: MarketinDirecto.com


© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss