Twitter

Oratoria Política

A continuación, deseo compartir con Uds. un artículo que escribí recientemente y que me sirvió de plataforma para el desarrollo de mi conferencia en el marco del Congreso de Comunicación Política celebrado días atrás en Buenos Aires.

 

 

 

Oratoria Política:«Una herramienta clave que muy pocos candidatos saben utilizar».

En un mundo donde las nuevas tecnologías y las redes sociales juegan un papel fundamental en cualquier campaña política, al punto de ser indicadas como el factor determinante en la elección de un primer mandatario, los principales candidatos a cargos lectivos desatienden la primera y más antigua herramienta de campaña: la Oratoria Política. Es ostensible la poca preparación y por ende las escasas cualidades discursivas que ofrecen los aspirantes a los primeros planos de la función pública.

 

Por lo general se observa un desinterés por esta herramienta básica de propaganda, los políticos sienten que ya están suficientemente preparados para enfrentar al público en los distintos escenarios en los que les tocare abordarlos. Las resistencias en este sentido son fortísimas. Pareciera ser que nadie quiere admitir que su forma de expresión natural no resulta suficiente como para lograr el impacto requerido en una campaña política.

Por otra parte, el principal activo de un cuadro político, en un sentido amplio del término, es el poder político que ostente y esa construcción de poder o representatividad clásica se basa en metodologías en las que la capacidad de comunicación oral no cumple un rol decisivo. Un dirigente aprende antes que nada a construir poder territorial, se hace fuerte en un determinado espacio geográfico, se relaciona con personalidades clave de ese distrito, negocia acuerdos y alianzas estratégicas y por sobre todas las cosas, espera pacientemente su oportunidad proyectándose desde la base de la pirámide partidaria.

No es raro en ese contexto que un candidato llegue a las más altas esferas de la cosa pública sin poseer verdaderos dotes comunicacionales con el gran público, justo en el momento en el que la gran diferencia entre unos y otros se logra a través del impacto comunicacional.

El primer paso para mejorar la performance discursiva es admitir las limitaciones e iniciar un entrenamiento sostenido en el tiempo. Este proceso debe llevarse adelante sobre las bases de los valores, condiciones y habilidades propias del candidato. Nadie puede trasformarse en lo que no es; pero pocos alcanzan por sí mismos el máximo potencial al que pudieron aspirar.

Veamos cuáles son las áreas y las cuestiones técnicas más sobresalientes en la formación de un orador en el campo político.

Para la conformación de un discurso político de calidad se requiera atender tres áreas fundamentales:

 

1- El área de Contenidos Estratégicos.

2- El área de Recursos Retóricos y Propagandísticos.

3- El área de Elocuencia.

1- Contendidos Estratégicos:

La calidad discursiva se mide en primer término por la validez y profundidad o valor de los contenidos de la comunicación del candidato.

Se trata de la base de la pirámide discursiva, incluye: la plataforma política, los ejes discursivos, el sustrato ideológico y dogmático, los principales programas de gobierno, las argumentaciones o apoyos técnicos-racionales del proyecto político, la casuística o evidencia empírica del sustrato teórico y técnico, los análisis históricos y prospectivos de la realidad nacional e internacional, la identidad de los lineamientos económicos y financieros, entre otros.

Es el espacio propicio para que todos los integrantes del equipo de campaña participen en la discusión y aportación de ideas y contenidos. Si bien el candidato en sí puede tener un aporte marginal en cuanto a los contenidos específicos es importante que al momento de la alocución al enfrentar al público meta, domine esos contenidos tal como si los hubiese escrito de propio puño y letra.

Los contenidos deben ser profundos y sólidos no obstante ello se deberá realizar un “brief” que formará parte del “ADN” de la Campaña y que siempre deberá ser incluido total o parcialmente en todo tipo de intervención discursiva.

La plataforma política es el documento que mejor expresa este requerimiento en su versión completa.

El “briefing”, si bien es un documento que refleja una síntesis de la Plataforma, deber ser redactado de forma coloquial y asequible a la mayoría de los estratos que conforman el público meta de la campaña. El principio de la simplificación, la vulgarización, la verosimilitud y la orquestación aplican en este momento. (1)

La plataforma en cambio debe ser redactada en un lenguaje técnico y académico.

Síntesis y condensación son claves.

Para que el peso específico del contenido (el qué del mensaje) ocupe su valencia específica del orden del 20% en el peso total del discurso político no deberá tener grietas. Los defectos en este punto son inaceptables además de contraproducentes. Se dispuso de tiempo suficiente para articular un contenido propicio para la campaña y no hay espacio para la improvisación.

 

Vocabulario.

Poseer un buen vocabulario habilita a expresarse con precisión, claridad, facilidad y belleza.

La adquisición del vocabulario es un proceso muy complejo. Existe un vocabulario pasivo y otro vocabulario activo. El primero es el vocabulario que el sujeto entiende sin ayuda o con muy poca ayuda, pero que no es capaz de utilizar autónomamente. El segundo, es el vocabulario que el sujeto comprende sin problemas, pero que además, es capaz de utilizar cuando lo necesita y sin necesidad de ayuda. Parece claro, por lo tanto, que el vocabulario más amplio de una persona es el vocabulario pasivo, y parece claro también, que si una persona no tiene una palabra «almacenada» en su vocabulario pasivo, difícilmente esa palabra podrá llegar a formar parte de su vocabulario activo.

Cuantas más veces un sujeto intente acceder a esa forma, más «accesible» estará.

2- Recursos retóricos:

Se trata de un área de exigencia que le incumbe al candidato. Las figura retóricas sirven para embellecer el mensaje, para aumentar su impacto, alcance y comprensión. Indagación o preguntas retóricas, metáforas, ironías, perífrasis/circunloquios, pleonasmos, hipérboles, parábolas, son algunas de los recursos retóricos más aconsejables. Las figura retóricas no reemplazan contenidos, por el contrario se basan en él y ayudan a realzar su valor e impacto.

Propaganda.

La propaganda, a diferencia de la publicidad que persigue fines comerciales, pretende inculcar ideologías, doctrinas, pensamientos, valores o conceptos y atraer así adeptos a una causa social, política o religiosa, valiéndose de técnicas persuasivas de comunicación.

Si bien las Escuelas clásica de Propaganda mantienen parcialmente su vigencia, lo nuevo en Propaganda se expresa dentro del marco conceptual del Marketing Político.

El Marketing Político podría definirse como conjunto de técnicas persuasivas modernas, utilizadas corrientemente por el marketing y la comunicación corporativa, que se emplean para influenciar actitudes y conductas de las personas en favor de ideas, doctrinas, programas y/o acciones de entidades socio políticas determinadas que actúan como Factores de Poder o como Grupos de Presión.

Esta Escuela incorpora al campo de las campañas y comunicación políticas todo el bagaje de conocimientos que de las personas se tiene, en tanto consumidores de un producto o servicios, y de las herramientas, técnicas y procedimientos propios de las comunicaciones integradas de marketing.

El principio que subyace es elemental: aquellas acciones de marketing que resultan relevantes y significativas a la hora de comercializar un producto pueden adaptarse perfectamente a la hora de promover una idea, doctrina, candidato o propuesta política.

Los principios clásicos de la propaganda se aggiornan e integran con estos nuevos paradigmas de la acción y comunicación política.

El Marketing Político se materializa a través del empleo de métodos de estudio de la opinión y de los medios de comunicación al servicio de una estrategia política.

Permite que un candidato desarrolle sus potencialidades al máximo, y que utilice de la manera más eficaz los recursos con los que cuenta. En elecciones reñidas puede transformarse en el factor de desequilibrio a favor de una u otra de las partes.

3- Elocuencia:

Si el contenido de un mensaje político es “qué es lo que se dice”, la elocuencia es su tratamiento, “el cómo se dice”. En ocasiones las personas somos más susceptible a cómo se nos dice algo que ese contenido mismo que se nos plantea. La elocuencia representa lo emotivo, lo no verbal, el manejo escénico, el “timming” con el que se expresa algo, la gestualidad del rostro y del cuerpo, lo escenográfico, la vestimenta, las imágenes, el correcto uso de las entonaciones, las pausas y el ritmo con el que se desarrolla el discurso.

La elocuencia es el momento de la verdad. Todo lo planificado y ensayado deberá ser puesto en práctica, deberá ser comunicado.

 

Clasificación de Gestos.

Clasificación de los gestos que se realizan con las manos al hablar.

Todos los gestos realizados con la mano son movimientos de la mano, pero no todos los movimientos de la mano son gestos. Los gestos realizados con la mano podríamos clasificarlos en:

– Adaptadores

– Gestos simbólicos

– Gestos de conversación (movimientos motores y movimientos léxicos)

1.- Los Adaptadores suponen la manipulación de la persona o de algún objeto (por ejemplo, ropa, lápices, gafas), del tipo de arañar, frotar, tocar, etc. Ellos no son percibidos como comunicación, ni se perciben de manera significativa en relación con el discurso que acompañan, a pesar de que puedan servir de base para las inferencias de disposición (por ejemplo, que el orador está nervioso, incómodo, aburrido, etc). Se ha sugerido que los adaptadores pueden revelar los pensamientos o sentimientos inconscientes o los pensamientos y sentimientos que el orador está tratando conscientemente de ocultar, pero poca investigación sistemática se ha dirigido a esta cuestión.

2.- Los gestos simbólicos son signos gestuales convencionales de la mano con un significado específico. A diferencia de los adaptadores, los gestos simbólicos se utilizan intencionalmente y cumplen una función comunicativa clara. Cada cultura tiene un conjunto de gestos simbólicos familiar para la mayoría de sus miembros adultos, y gestos muy similares pueden tener diferentes significados en diferentes culturas. A pesar de que los gestos simbólicos a menudo se utilizan en ausencia del mensaje verbal, de vez en cuando le acompañan, ya sea haciéndose eco de una palabra o una frase o sustituyendo algo que no se dijo.

3.- Gestos de Conversación.Desde una óptica léxica, los movimientos vistos anteriormente se sitúan en los dos extremos, los que no significan nada y los que sustituyen el mensaje verbal. Sobre estos hay poca polémica. Sin embargo, hay desacuerdo acerca de los movimientos que ocupan la parte central de la continuidad de lexicalización, los movimientos que no son como la palabra ni son tan carentes de sentido como los adaptadores. Nos referimos a este conjunto heterogéneo de movimientos de las manos como gestos de conversación. En primer lugar, a diferencia de los gestos simbólicos, los gestos de conversación no se producen en ausencia de expresión, y en las conversaciones se realizan únicamente por la persona que está hablando. En segundo lugar, estos gestos están temporalmente coordinados con el habla. Y en tercer lugar, a diferencia de los adaptadores, por lo menos algunos gestos de conversación están relacionados con el contenido semántico de la palabra que acompañan.

Nos parece útil distinguir entre dos tipos principales que difieren en su forma y, creemos, también en su función.

3.1 Movimientos motores. Un tipo de gesto de conversación consiste en movimientos repetitivos y rítmicos, que no tienen ninguna relación obvia con el contenido semántico del discurso de acompañamiento. Por lo general la forma de la mano se mantiene fija durante el gesto que puede repetirse varias veces. Los movimientos motores se producen en coordinación con la prosodia del habla y la cadencia de las sílabas tónicas, aunque la sincronía está lejos de ser perfecta.

3.2. Movimientos léxicos. La otra categoría principal de los gestos de conversación consiste en movimientos de la mano, que varían considerablemente en longitud, son repetitivos, complejos y cambiantes en su forma, y parecen estar relacionados con el contenido semántico de la palabra que acompañan.

Emociones.

Las emociones cumplen tres importantes funciones: adaptativa, motivacional y social.

Respecto de la función adaptativa de las emociones podemos decir que la emoción prepara el organismo para que ejecute una conducta exigida por las condiciones ambientales, que movilice la energía necesaria y dirija la conducta a un objetivo determinado.

En cuanto a la función motivacional, ésta se verá cubierta por la provocación por parte de la emoción de conductas motivadas,  dirigidas a una determinada meta con una determinada intensidad. La conducta motivada produce una reacción emocional y a la inversa, la emoción puede favorecer la aparición de una conducta motivada.

Por último, la función social se cumple desde el momento en que la expresión de las emociones permite al resto de personas de nuestro entorno predecir nuestro comportamiento y a nosotros el de los demás, y en consecuencia actuar de determinada manera.

La expresión de las emociones, en cumplimiento de su función social, asume un importante papel en el proceso comunicativo, y por tanto, de tremenda importancia en la gestión de equipos. Permite percibir las emociones y sentimientos propios y de los interlocutores.

Componentes de la palabra hablada.

Los componentes de la palabra hablada son: timbre, lanzamiento, tono, ritmo, modulación o entonación y silencios (Pausas)

Timbre: es la identidad sonora del individuo, su personalidad. Calidad de los sonidos, que diferencia a los del mismo tono y depende de la forma y naturaleza de los elementos que entran en vibración.

Lanzamiento o volumen: es la fuerza sonora a emplear para llegar con la palabra a las personas que nos escuchan.

Tono: calidad de sonido que va de lo agudo a lo grave. Inflexión de la voz y modo particular de decir algo, según la intención o el estado de ánimo de quien habla.

Ritmo: la armonía y la cadencia con la que un orador se expresa.

 

Modulación: variar con fines armónicos las cualidades del sonido en el habla.

Pausas: interrupción de la fonación, de duración variable, que delimita un grupo fónico en un enunciado. Silencios lógicos para resaltar el valor de la palabra dicha o por decir. El silencio genera una tensión controlable en el auditorio que resulta muy beneficiosa para enfatizar, para pensar lo siguiente que se va a decir y para evitar las muletillas o modismos tan desagradables.

Las principales dinámicas discursivas.

Contacto visual

Es extremadamente importante hacer contacto visual con la mayor parte del auditorio que nos sea posible. Esta técnica genera compromiso e involucra emocionalmente al destinatario del mensaje.

Paneo

Los contactos visuales deben ser superficiales, efímeros y generalistas. Estos paneos visuales actúan a modo de paneos cinematográficos, en los que la cámara permanece en una misma posición, pero gira sobre su mismo eje, barriendo todo el campo visual, a través de los cuales se abarca la mayor cantidad posible de asistentes.

Movimiento

Si las condiciones del estrado y los dispositivos desde donde se realiza la ponencia lo permiten, es aconsejable no permanecer estático en un mismo sitio a lo largo de toda una alocución. El trasladarse sobre el escenario en forma suave y ocasional le aporta cierto dinamismo al discurso, e involucra aún más al público en el seguimiento de lo que allí se exponga.

Lenguaje no verbal y liderazgo.

Independientemente de las aptitudes y actitudes que pueda tener un gran líder, es evidente que el liderazgo es algo que está en la mente de los demás. Todos los grandes líderes lo son o han sido porque el resto de la humanidad les ha otorgado ese galardón. Hay una serie de elementos que nos hacen decir “esta persona es un líder” y la gran mayoría de estos son elementos que se perciben a través de la vista. La clave estará en lo que digan y hagan, pero siempre canalizado a través del “cómo lo digan y cómo lo hagan”, es decir, a través de las señales no verbales.

Cuando una persona es un líder, su comportamiento es diferente al de los demás. Algo se ve o se siente en él que es diferente. Pero este hecho no es único en el hombre, algunas especies de peces cambian de color una vez que se conviertan en los líderes del grupo y en el mono, el macho dominante tiene una mayor formación de nuevas células cerebrales.

 

Signos no verbales que denotan el liderazgo

La diferencia entre un líder y alguien que no lo es la utilización de las emociones. Las emociones se transmiten como la pólvora. Cuando alguien tensa una negociación, la respuesta por la otra parte suele ser también tensa. Cuando ofrecemos un trato cordial, solemos encontrarnos con el mismo trato por parte de la otra persona. Por tanto, el ejercicio que todo líder realiza, en  muchos casos sin darse cuenta, es utilizar las emociones para conseguir el objetivo.

A partir de ahora ya sabe que a la pregunta ¿qué quiero conseguir? debe unirle ¿qué emociones me van a ayudar a conseguirlo?

El uso y la expresión de las emociones es algo con lo que el ser humano nace. Viene de serie. Sin embargo muy pocos de nosotros sabemos interpretar esa expresión de manera consciente. Interpretar el lenguaje no verbal consistirá en educar a nuestra mente para decodificar estos mensajes y utilizarlos como herramienta del liderazgo.

Una vez establecido el objetivo y las emociones a utilizar, el siguiente paso es saber cómo expresarlas.

 

La postura del líder

El líder camina como si fuese a dirigirse al podio a recibir su premio. Grandes, rápidos y firmes pasos hacia el éxito. Evita desplazar el cuerpo hacia los lados al andar, da pasos firmes.

El líder mantiene una postura erguida, ampliando su cuerpo. En cualquier especie animal cuando el macho quiere demostrar su liderazgo separa los brazos del cuerpo, saca pecho, se posiciona erguido, mostrando su cuerpo, diciendo “aquí estoy” “no tengo miedo”. Esta es la misma postura del líder humano.

Mantener el cuerpo abierto, muestre las palmas de la mano, no cierre los puños. Además de demostrar tranquilidad inequívoca, el líder transmitirá sinceridad, “no hay nada que ocultar”.

Los grandes líderes salen de detrás del atril, son cercanos, muestran su cuerpo, transmiten sinceridad y honestidad.

 

Contacto visual

Los ojos son la ventana del alma, y no hay mayor poder de liderazgo que mostrar su más profunda y verdadera esencia de sí mismo.

En un auditorio, el líder se dirige a todas las zonas. Evidentemente no podrá mirar a todos sus interlocutores uno por uno, pero mirando a todas las zonas del auditorio, las personas allí sentadas percibirán que el líder les mira personalmente a cada uno de ellos.

Por Antonio Ezequiel Di Génova*

* adigenova@redrrpp.com.ar

@antoniodigenova

Presidente de REDIRP www.redirp.org

Editor del Portal de RR.PP. www.redrrpp.com.ar

Director General de e-PR Consultores

www.e-publicrelations.com.ar 

Autor de los libros:

(1)

Principio de simplificación: es necesario unir al público bajo una idea, un símbolo y conceptos simples a los que difícilmente cabe oponerse; la simplicidad de las ideas es directamente proporcional a su utilidad. El adversario, igualmente, debe ser reconocido bajo un solo rótulo, un solo concepto.

Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos preparado de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar

Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”.

 

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss