Twitter

Protocolo

El protocolo como herramienta

política de estos tiempos



 

Por la proximidad de las elecciones porteñas así como también de las
elecciones nacionales, vemos que con viva euforia se producen numerosas
inauguraciones, cortes de cintas, firmas de convenios de cooperación,
conferencias públicas, descubrimientos de placas y actos culturales que
se condensan en las ajustadas agendas de los políticos, los funcionarios
y los empresarios. Los colegas de ceremonial que trabajan desde la
instituciones y partidos políticos producen eventos en tiempo récord y
pelean contra todo tipo de imprevistos: invitados que no confirman su
presencia, o la confirman en función de una actividad solo a la foto ó
solo a la apertura, los cambios en el orden de discursos, modificaciones
de último momento en la agenda, recolocación de presidencias y
autoridades; que obligan a repensar el evento sobre la marcha de los
acontecimientos.

Por Silvia Molinari.

¿Por qué es sucede esto? Dentro de este contexto socio-político, queda en evidencia la revalorización de la producción de eventos como acontecimientos políticos de repercusión mediática, en donde los protagonistas expresan su poder, dan cuenta de su gestión y sus proyecciones, trascendiendo a través de las imágenes que son percibidas claramente por la audiencia en los medios.

En cada acto, ceremonia y presentación, el cuidado de las formas comienza a exigirse y los profesionales suman esfuerzos en la identificación de aquel detalle destacable que en los medios adecuados se señale, porque de lo contrario apostamos todo a actos sin repercusión y sin llegada pública.

El protocolo entonces, se inserta nuevamente como una herramienta eficaz para la puesta en escena de esas verdaderas representaciones, interpretando y diseñando cada acto público de manera tal, que den cuenta de la gestión política a la sociedad, rentabilizando los días para dar a conocer todos los programas, proyectos y obras.

Si bien en muchas ocasiones el protocolo se ha aplicado con fines políticos, hay que observar que este año la noticia la constituyen las elecciones, por lo que se deben interpretar subjetivamente las adaptaciones a introducirse respecto de las precedencias, actores, símbolos y significados que pongan en relieve lo que en cada instante interese o signifique mas, consiguiendo un gran impacto mediático y la producción de un evento armonioso, funcional y políticamente correcto.

En esta época la imagen se impone y los políticos también, y por eso estamos en presencia de eventos muy organizados que combinan proyecciones, con discursos, con letras de canciones especialmente elegidas para el instante justo, con juego de luces y símbolos detrás de los candidatos, que trasmiten mensajes multisensoriales al público. Ese público está observando con atención todos los eventos de campaña y advierte que los modales y las expresiones comienzan a cuidarse especialmente, porque más importante que lo qué dice un político es cómo lo dice.

Me pregunto si quizás en Argentina estaremos viviendo una etapa políticamente diferente. Aunque todavía nos falten los debates, considero que estas elecciones en la Ciudad y en la Nación ya no se caracterizan por los insultos, los reproches y las descalificaciones de uno y otro bando, sino que se observa una apuesta fuerte a la demostración de la gestión, las obras y los proyectos, y en este aspecto el evento constituye un producto imprescindible, en donde el protocolo (que no entiende de signos políticos) se redescubre y una vez mas dice Presente.

Fuente: El Cronista Comercial.

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss