Twitter

Relaciones Interpersonales en la empresa

Cómo tratar productivamente con personas difíciles



Theodore Roosevelt dijo: «El ingrediente más importante del éxito es saber cómo llevarse bien con la gente.»



Por
supuesto, Roosevelt nunca se reunió con ese tipo molesto de
Contabilidad con el que usted tiene que lidiar todas las semanas,
verdad?.  Y ciertamente no tenía sus suegros…



Lo curioso es que
incluso la gente que encontramos particularmente difícil de tratar,
tiene amigos, cónyuges, y vida social.  Así que está claro que alguien
es capaz de llevarse bien con estas personas. ¿Por qué no nosotros?.  Al
poner un poco de esfuerzo por adelantado, mejorará en tratar con la
gente difícil a lo largo de su vida. ¿Cómo?

He aquí cómo:

1. Identifique su nivel de dificultad.

¿Qué es exactamente lo que le parece tan «difícil” en esas personas?. Revea  la situación original, cuando oficialmente las había clasificado como tal. Asegúrese de que su evaluación es el resultado de un patrón de comportamiento demostrado, y no el resultado de una interacción única en la que se ha estado enfocando. Una vez que esté seguro de que existe un patrón, quédese con algunos ejemplos. 



2. Piense en sus objetivos generales

Pueden ser difíciles, pero siguen siendo humanos. Tienen metas y objetivos, y en la mayoría de los casos «ser difícil» no es uno de ellos. Considere cuáles de sus objetivos generales están impulsando su «difícil» comportamiento. ¿Es que ese tipo de Contabilidad que lo regaña constantemente por los cobros adicionales simplemente lo está tratando de volver loco, o es que su ascenso pendiente requiere que recopile de forma exacta toda la documentación necesaria?. A veces, la reflexión sobre los objetivos que afectan el comportamiento de una persona «difícil» puede darle una idea suficiente como para hacerla tolerables.

3. Tenga en cuenta sus posibles temores

Todos tenemos miedos, incluso si no nos damos cuenta de que lo son. Algunas personas temen no tener su trabajo hecho a tiempo. Otras temen las críticas. O tienen miedo de que se aprovechen de ellas. Estos temores afectan nuestro comportamiento, incluso hasta el punto de ser percibido como «difícil» para algunas personas. Si usted considera que su persona «difícil», en realidad tiene algunos temores que la impulsan, es posible que vea a esa persona bajo una luz diferente.



4. Observe sus fortalezas

Tal vez la ayudante de oficina es «difícil» a veces, pero es un poquito más fácil de llevar cuando usted se da cuenta de que su afinidad natural para los detalles y la organización, en realidad hace la vida más fácil en algunos aspectos. O piense en su  «difícil»  líder de equipo, cuya confianza y seguridad en sí lo capacita para negociar con éxito una prórroga en su representación. ¿Qué fortalezas su persona «difícil» trae a la mesa, y cómo esas fortalezas aportan valor a la organización?

5. Revise la «otra cara» de esas fortalezas

Nuestros puntos fuertes son positivos, no? La mayoría de las veces lo son, pero a veces pueden ser utilizados de más… y esta sobre utilización puede ser la raíz de su persona  «difícil». Por ejemplo, la confianza en uno mismo es una fuerza deseable. Pero cuando es exagerada, vemos a la misma persona como arrogante. Para entender mejor a su persona «difícil», evalúe lo que está molestando y busque la fuerza detrás de eso.

6. Determine cómo juzga a los demás

¿Cómo su persona «difícil» evalúa y juzga a los demás? Algunas personas juzgan a otros en función de su capacidad para completar las tareas. Otras hacen juicios basados en las habilidades personales. O en su talento para resolver problemas. O en cómo puede persuadir e influenciar a otros. Cuando alguien hace juicios basándose en valores completamente diferentes a los suyos, hay más espacio para el conflicto, que es por lo que usted lo considera «difícil».

7. Calcule sus motivadores

Como el Dr. Phil podría decir: «¿Cuál es su moneda?». Su prioridad es mantener una familia armoniosa? ¿O quiere principalmente su realización profesional? ¿La competitividad lo define? ¿O es más importante para esa persona que todos nos llevemos bien? Es su motivación lo que contribuye a lo que usted está evaluando como “difícil”?

8. Observe su reacción al estrés

Aplique suficiente estrés, y verá el cambio en la conducta de una persona. Considere si los comportamientos «difíciles» que está viendo son el resultado de situaciones de estrés. Alguien que inspira entusiasmo en los demás puede llegar a ser simplista o superficial cuando está bajo mucho estrés. En situaciones de estrés, un jugador de apoyo confiable en un equipo puede llegar a ser individual, inflexible, e incluso terco.

9. Vea su perspectiva

Realice todos los pasos anteriores, y es probable que tenga una idea bastante buena de la perspectiva del mundo de esa persona «difícil». Y el ver esa perspectiva, trae varios momentos “ajá”:  «Oh, es por eso por lo que estuvo trabajando cuando no respondió de inmediato ….». Ahora, eso no quiere decir que esa persona no muestre comportamientos difíciles que usted podría tener que abordar en algún momento, pero probablemente usted los entenderá mejor.

10. Tenga en cuenta sus propios comportamientos

Ahora que ha diseccionado a la persona «difícil», usted debe considerar sus propios comportamientos y cómo esa persona probablemente los percibe. Nunca es divertido pensar que podríamos estar contribuyendo al problema, pero hay que echar un vistazo a la posibilidad de que tal vez le vean a usted como «difícil».

11. Identifíquese

Este paso es fácil si usted ha desarrollado en realidad cada uno de los pasos anteriores. Una vez que vea las cosas a través de la perspectiva de otra persona y comprenda mejor su comportamiento, la empatía llega de forma más natural.

12. Hable su «lenguaje»

Armado con nuevas ideas, adapte su propio enfoque de comunicación para adaptarse mejor al punto de vista sobre el mundo de su persona  «difícil”. Si esta persona valora la precisión y los altos estándares, en respuesta a los mismos desde ese punto de vista, mostrará respeto a sus sentimientos.  Hacer este esfuerzo puede ayudar a descabezar conflictos y evitar el desencadenamiento de comportamientos «difíciles» que haya demostrado en el pasado.

Estos 12 pasos toman un poco de esfuerzo. Usted puede preguntarse por qué tiene que hacer todo esto – después de todo, la otra persona es la difícil! -.

Bueno, una persona muy sabia -que yo en un momento consideré especialmente «difícil», me dijo una vez que yo tenía dos opciones: podía afrontar el dolor a corto plazo… o alargar el sufrimiento. 

Por Bryce Christiansen. Pblicado en PR Daily

Traducción e interpretación: Lic. Alejandra Martínez Morales, responsable de Relaciones Internacionales de RedRRPP.

www.prdaily.com/Main/Articles/11680.aspx

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:»Tabla normal»;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:»»;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:»Times New Roman»;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

28 octubre 2012

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss