Twitter

Relaciones Públicas como formadora de opinión.

Las Relaciones Públicas en la producción de realidad social.



Las Relaciones Públicas operan mediante la implementación de estrategias, tácticas y  técnicas específicas de relacionamiento interpersonal y corporativo con el propósito de posicionar, en la mente de los grupos de interés con los que se relaciona, una imagen institucional sólida y basada en valores. En definitiva, lograr que esos públicos expresen una opinión pública favorable que se trasunte en acción  explícita a una causa (compra de un producto, compromiso social, apoyo a una propuesta política, etc.)



Históricamente, el abordaje de la opinión pública se ha circunscrito a analizar su faceta meramente cuantitativa, por lo que todo estudio de opinión terminó siendo una descripción numérica de cuántos opinan qué, sobre otros tantos que opinan lo contrario o que difieren en los matices, según la matriz de investigación utilizada.

Este proceso lineal,
esconde la verdadera esencia de la opinión: su carácter cualitativo. Y
es aquí donde las Relaciones Públicas pueden jugar un  papel protagónico
en la caracterización del imaginario.

Pareciera ser que el aspecto acumulativo de la sumatoria termina opacando las cualidades de la opinión, siendo estas en realidad quienes determinan la naturaleza de la opinión y que califican a quién la expresa.

Los relacionistas promovemos información noticiable a los medios de comunicación (en gran medida proveniente de investigaciones cualitativas) con un claro propósito persuasivo; movidos por la esperanza de consolidar o reformular opiniones, actitudes y comportamientos de por lo menos parte del público al que nos dirigimos y que son afectados por esos medios.

Los medios influyen en los públicos, directa o indirectamente. Las noticias representan una forma de conocimiento y de control social. (1)

La gente considera unos temas más destacados (agenda del público)que otros, en proporción directa con la importancia que le den los
medios (agenda de los medios), aunque estos medios no sean quienes
decidan por la audiencia cuál será la actitud o decisión sobre estos
mismos temas que proponen como agenda, son capaces de transferir la
relevancia de una noticia en su agenda a la de la sociedad
.
(McCombs y Shaw).

Es
decir, los temas que son relevantes para los medios se convierten en
temas importantes para el público. Es lo que podríamos llamar
canalización periodística de la realidad o “agenda Setting”
. (2)

La función de las relaciones Públicas en este complejo proceso, como quedara expresado, es el de caracterizar el imaginario.

En la producción de lo real, como bien señala Eliseo Verón, se articulan las experiencias de lo simbólico y lo imaginario.

Este imaginario se materializa en opiniones que si bien subjetivas, se terminan objetivando como suma de intersubjetividades.

 

Claramente, la sumatoria de opiniones subjetivas, personales, individuales, genera un nuevo hecho que las comprende y las recalifica, real y objetivamente. Este fenómeno propio de lo social nos permite observar una materialización objetiva de una opinión en un lugar y momento determinado.

Veamos un ejemplo de cómo aplica este concepto en el campo político electoral:

Un candidato se impone en una elección presidencial con una equis cantidad de votos (hecho objetivo), esa cantidad de votos permite que el candidato se transforme en el próximo presidente (hecho objetivo), los electores ven materializado su interés en transformar al candidato en presidente (hecho objetivo) y así sucesivamente. El voto de cada elector sintetiza una multiplicidad de intereses y apreciaciones de índole personal y social (hecho objetivo que comprende las subjetividades de los opinantes), los ganadores y derrotados en la elección hacen su propio análisis de las razones que determinaron que pasase lo que sucedió (expresan subjetividad), muchos de quienes no votaron por el vencedor ven modificar su propia percepción de la realidad a raíz de la expresión de las mayorías (hecho subjetivo) dando así su aporte a la consolidación de un nuevo constructo social que valida el proceso y categoriza el imaginario.

El imaginario, tal como señalara el genial Jacques-Marie Émile Lacan, es el conjunto de imágenes, la representación hecha de memoria, experiencias y proyectos y/o utopías de que se vale un grupo social para explicar, organizar, ordenar el mundo social, situarse y actuar en él. Es una construcción tanto consciente como inconsciente”.

De los aspectos conscientes del imaginario, los relacionistas tenemos gran responsabilidad.

Por Antonio Ezequiel Di Génova*

* adigenova@redrrpp.com.ar

@antoniodigenova

Presidente de REDIRP www.redirp.org

Editor del Portal de RR.PP. www.redrrpp.com.ar

Director General de e-PR Consultores

www.e-publicrelations.com.ar 

Autor de los libros:

(1) 
El control social es el conjunto de prácticas, actitudes y valores
destinados a mantener el orden establecido en las sociedades. Aunque a
veces el control social se realiza por medios coactivos o violentos, el
control social también incluye formas no específicamente coactivas, como
los prejuicios, los valores y las creencias.

Entre los medios de
control social están las normas sociales, las instituciones, la
religión, las leyes, las jerarquías, los medios de represión, el
adoctrinamiento (los medios de comunicación y la propaganda), los
comportamientos generalmente aceptados, y los usos y costumbres (sistema
informal, que puede incluir prejuicios) y leyes (sistema formal, que
incluye sanciones)*

*Chomsky, Noam; Edward S. Herman.
Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass Media) (1ª
edición). Barcelona: Crítica

(2). La teoría de la agenda-setting
es el resultado experimental de una tesis que, a manera de metáfora,
planteó Cohen: los medios (informativos) pueden no acertar al decirnos
cómo pensar sobre un determinado tema, pero sí cuando nos dicen sobre
qué pensar.

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss