Twitter

¿Relacionista o Relacionador?

«Relacionistadores públicos»

Si quisiéramos tomar una medida integradora y superadora para resolver la dicotomía «relacionista público» / «relacionador público», tendríamos que caer en el absurdo de denominarnos como

«relacionistadores públicos».



Parece un tema humorístico pero no lo es. Es un problema dialéctico y un tema metafísico, en el sentido aristotélico del término.

En casi todos los ámbitos nos cuesta ponernos de acuerdo en algo y la denominación de nuestra profesión en Hispanoamérica no podía ser la excepción. Desde hace años los estimados relacionistas chilenos se autodefinen como «relacionadores» y he visto recientemente como se han sumado algunos amigos colegas paraguayos a esta corriente impulsada por los hermanos trasandinos. En el resto de los países de la región nos autoreferenciamos como «relacionistas públicos».



Tampoco se trata de un asunto menor, la demominación de
algo hace a la identidad verbal (Naming), el nombre es la denominación
que una entidad tiene, es una entidad abstracta pero que se corresponde
con una entidad concreta: la persona que practica ese algo; el nombre es
un aspecto esencial de nosotros mismos. Es inmanente.

No puede
ser igual «relacionista que «relacionador» y no lo es y debíeramos
consensuar sobre ello; no solamente para unificar criterios o
estandarizar parámetros internos con un afán perfeccionista o
disciplinador, no; de lo que se trata es de dar un mensaje claro al
mercado, al contexto, a nuestros clientes y a la comunidad en general.
Si hay dudas o denominaciones alternas de nuestra profesión, habría que
unificar criterios.

Según la Real Academia Española, se dice
«Relaciones Públicas», utilizado como singular, para designar a la
persona que se desempeña en esta profesión; no obstante, agrega el
concepto «Relacionista», haciendo referencia al giro que toma el
concepto de Relaciones Públicas cuando se lo aplica en el campo
comercial.

El morfema «ista» que se pospone a la raíz
«relaciones» conforma una palabra de cuyo referente se predica algo. Por
lo tanto, corresponde referirse a nuestra profesión como relaciones
públicas o relacionista y no como relacionario o relacionador.

Los
sufijos «ador» «dora» «idor» «edor» que forman adjetivos y sustantivos
verbales, según que el verbo base sea de primera, segunda o tercera
conjugación, señalan el agente: organizador, investigador, etc.

Relacionador,
si bien es un concepto que no figura en el diccionario de la RAE, por
extensión podría decirse que es aquel que tiene aptitud para relacionar,
de la misma forma que aquel agente que tiene aptitud para organizar
eventos es organizador de eventos, quien las tiene para investigar sobre
ciencia es investigador cinentíco y asi.

Siguiendo esta lógica,
si se quisera denominar «relacionadores» a los «relacionistas» debiera
decirse «relacionador de públicos», o sea: una persona con aptitud para
relacionar públicos.

En cambio un «relacionista» es quien establece relaciones con los públicos.

Como se advierte, desde el punto de vista ontológico existe un clara diferenciación metacomunicacional entre Relacionista y Relacionador.



Un rasgo curioso del problema ontológico:su simplicidad.

Publicista,
Periodista y Propagandista son las denominaciones de nuestras
disciplinas afines en el campo de la Comunicación Social. No alteremos
la lógica sintáctica llamando relacionadores o relacionarios a los
relacionistas.

A mis amigos «Relacionadores» les digo:
dialoguemos, debatamos, discutamos y finalmente consensuemos. Nuestra
profesión nos lo demanda.

Por Antonio Ezequiel Di Génova*

* adigenova@redrrpp.com.ar

@antoniodigenova

Presidente de REDIRP www.redirp.org

Editor del Portal de RR.PP. www.redrrpp.com.ar

Director General de e-PR Consultores

www.e-publicrelations.com.ar 

Autor de los libros:

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss