Twitter

Reputación online

Limpiar la reputación en Internet,

un servicio en auge.



Modelos, empresarios y políticos buscan eliminar publicaciones que afectan negativamente su imagen 

El mito del anonimato y el control en la Web

Hace
dos años, el abogado Fernando Tomeo, de TechLawBiz, recibió una
consulta inesperada. El dueño de una agencia de modelos lo llamó para
pedirle que intentara dar de baja un perfil falso en Facebook en el que
cientos de desconocidos se burlaban de él y lo insultaban. Lo logró y,
con más de dos décadas de especialización en derecho corporativo,
redescubrió su profesión.

Bien limpio en sólo tres pasos, así funciona el cleaning de reputación online. Detectar, «limpiar» y verificar que así siga son
las tres etapas del proceso, en el que abogados, comunicólogos,
programadores y analistas web aprendieron a trabajar juntos y
encontraron una mina de oro.

«Me pidió que rastree perfiles apócrifos o que hablaran
mal de él y que le hiciera una limpieza de todo aquello. «Quiero estar
limpito en Internet», me dijo», explicó Tomeo, que integra el batallón
cada vez más numeroso de abogados cleaners. «A nivel internacional
podemos encontrarlo como clean up image o cleaning online profile , entre otras posibles denominaciones», aclara María Eugenia
Bertizzolo, docente de Derecho en la Universidad Argentina de la Empresa
(UADE).

Detrás del representante llegaron las modelos
interesadas en desvincular sus nombres de páginas de sexo y listas de
acompañantes (algo que algunas de ellas ya habían intentando mediante
juicios -aún inconclusos- contra Google y Yahoo desde 2006). Luego se
sumaron ejecutivos del sistema financiero urgidos de emprolijar su
«perfil de riesgo», y dirigentes políticos preocupados por su mala fama
digital. La «basura» más frecuente está vinculada con la usurpación de
identidad y perfiles apócrifos, y no se limita las injurias, calumnias o
el uso indebido de la imagen en fotos o videos.

«Hace algunos meses, uno de nuestros clientes estaba
interesado en realizar inversiones en un país de América latina a través
de una alianza con un personaje famoso y nos solicitó un monitoreo para
asegurarse que no registrara contenido negativo que pudiese afectar la
imagen de la marca», contó María Laura García, CEO de Global News,
dedicada al monitoreo de redes sociales. «Desde hace un par de años
trabajo con ejecutivos y políticos que tuvieron alguna causa penal en la
que fueron sobreseídos y a pesar del tiempo transcurrido todavía
aparecen vinculados a esos casos», cuenta Daniel Monastersky,
especializado en cleaning político y fundador de IdentidadRobada.com,
sitio desde el que combate el robo de identidad en Internet. Este
abogado recuerda que ya desde hace algunos años se habla en Europa del
«derecho al olvido».

Finalmente, un día también llegó la gente común. «Fue
un profesor de un colegio secundario de San Juan, padre de cuatro hijos,
un tipo normal, que era insultado sistemáticamente por supuestos
alumnos en un perfil de Facebook», contó Tomeo. «Este fenómeno afecta
cada vez más al usuario común de medios sociales. Por ejemplo, las áreas
de recursos humanos realizan un chequeo en las principales redes
sociales de los candidatos a un puesto antes de la contratación», agregó
García, de Global News, que trabaja junto con Tomeo: uno detecta la
«suciedad», el otro la limpia.

«El cleaning se impone porque hoy la persona
es lo que Google dice que es. Eso requiere la limpieza del pasado
digital que puede afectar la reputación personal en el ámbito social,
empresario y familiar, hasta impedir una nueva relación de pareja. Hoy
todo el mundo googlea antes de cualquier exposición personal,
una cita, buscar un trabajo, participar en cualquier evento social,
etc.», detalló Tomeo.

La primera estrategia busca ahogar en datos positivos
aquellos «detalles» no beneficiosos. «Se trata de destacar lo positivo,
todos hemos hecho cosas buenas, o al menos neutro para que eso esté
mejor posicionado en los resultados que dan los buscadores. Hay un
procedimiento técnico para realizar esto que se llama SEO [ search engine optimization ]», explicó Monastersky, para quien «hay gente que tiene tanta mala imagen que hasta lo positivo impacta negativamente».

Pero eso depende de la «cantidad» de pasado que uno
tenga, de qué tan complejo se haya vuelto y de la actitud original del
interesado respecto de aquellos datos, fotos o videos. «Cuando el propio
involucrado presta su consentimiento y después no quiere ver más
aquella información cuesta mucho desandar el camino», aseguró Tomeo.
Cuando esa primera estrategia no funciona, llegan los cleaners y su
servicio de tres pasos. Primero, detectar los residuos. «Por ejemplo,
las «chicas bondi». Una chica va en un colectivo, alguien le saca una
foto y la sube a la Web. O en el perfil de Facebook hay unas fotos muy
lindas en la playa que no son de interés público. Hay un uso indebido de
imagen que trasciende a las modelos», enumeró Tomeo.

La segunda etapa del proceso, esto es, la eliminación
del contenido de la Web o de las redes sociales, la puede hacer o
solicitar el propio interesado (a través de las aplicaciones de
«denuncia de contenidos» que proporcionan las propias plataformas) o los
abogados usando esos mismos aplicativos o mediante una acción
extrajudicial (una intimación al buscador o a la red social) o judicial
(medida cautelar o «medida autosatisfactiva», que se agota en sí misma
con la eliminación del contenido difamatorio).

«Google y Yahoo tienen por principio respetar la
libertad de expresión y de circulación de contenidos, pero en algunos
casos, cuando se trata de algo groseramente ilegal o que afecta
cualquier derecho personalísimo como el honor, la reputación o la imagen
es probable que te lo den de baja, pero es a discreción de ellos»,
explicó Tomeo. En cualquier caso, la tarea de limpieza virtual es más
sencilla desde que Yahoo, Google y Facebook -en ese orden- instalaron
oficinas en la Argentina. «Antes los reclamos formales los tenías que
hacer en California, ahora las empresas tienen representantes legales en
el país», enumeró Tomeo. Aunque no tan sencilla como pedir la
desindexación de algún contenido y esperar que inmediatamente se
produzca.

«Con la velocidad que caracteriza a los medios
sociales, es muy importante realizar el monitoreo periódicamente o,
mejor, en forma permanente. Un tuit, un video o una foto puede
viralizarse en cuestión de horas y las empresas o personas deben estar
informadas lo antes posible para poder contrarrestarlos a tiempo»,
afirma García, de Global News.

 

Cómo hacen los cleaners su trabajo

 

  • Amplificar lo bueno

    Una estrategia consiste en ahogar con aspectos positivos aquellos negativos o que resultan no beneficiosos para una reputación.
  • Eliminar lo malo

    Los abogados intiman a
    páginas web o redes sociales a dar de baja determinados contenidos. Si
    la intimación no funciona, se acciona judicialmente.
  • Alerta permanente

    Monitorean todo lo que se publica sobre alguien antes que se viralice y sea tarde.

Por José Crettaz

21 de octubre 2012

Fuente: La Nación

 

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss