Twitter

RR.PP.: ¿Una profesión con aclaración?

“Estoy cansada de estar sentada, mientras todos se divierten en la fiesta, mejor me levanto y hago un poco de relaciones públicas.”

Esta frase fue pronunciada ante mí, inclusive quizás, dirigida a mí, en esa suerte de soliloquios con audiencia que un supuesto criterio de urbanidad indica a quienes, aunque desconocidos, se ven reunidos en una misma mesa en un evento.

Tal vez la glamorosa señora responsable de la expresión se levantó con demasiada rapidez, o la música estaba excesivamente fuerte, pero no experimenté la instantánea necesidad de hacer docencia y explicarle a la agradable dama el error en el que se encontraba. Por el contrario,  sufrí una especie de epifanía literaria, en la que finalmente encontré algunas respuestas a errores conceptuales que nuestra profesión arrastra casi desde sus orígenes.

Por Lic. Antonio Di Génova

El artículo 247 del Código Penal prevé sanciones a quien «públicamente llevare insignias o distintivos de un cargo que no ejerciere o se arrogare grados académicos, títulos profesionales u honores que no le correspondieren». Sigue la pregunta, ¿alguien que “hace relaciones públicas” infringe esta reglamentación? Por supuesto que no, con la excepción de quienes se atribuyen grados académicos que no poseen. Sin embargo, no somos pocos los que nos vemos perturbados por el uso indebido del nombre de nuestra profesión. ¿Podría solucionarse esta situación de algún modo?

En primer lugar, hay que decirlo, el ejercicio profesional de las Relaciones Públicas no está reglamentado, por lo que no se requiere de “título habilitante”. Es decir, se puede ser desde Licenciado en Relaciones Públicas o Comunicación Social, Médico, Abogado, hasta Bachiller o Perito Mercantil. En este sentido podría argumentarse que la competencia profesional no requiere de la formación técnica específica que otras ocupaciones demandan, lo cual tiene cierta lógica superficial; mas si se examina la situación cuidadosamente, vendrán a nuestra mente casos en los que la capacidad técnica no es aparentemente una condición imprescindible para la actuación (locutores, visitadores médicos, etc.) y en los que agrupaciones colegiadas de profesionales han logrado reglamentaciones favorables.

¿Se plantea entonces impedir que quienes no posean “título habilitante” se desempeñen en nuestro ámbito? Para nada. El debate que intento plantear tiene que ver con aclarar, hacia fuera y hacia adentro, cuestiones que ya no pueden permanecer en zona de grises. En otras palabras, cuando se contrata un electricista, por mencionar un acto cotidiano, uno puede constatar su idoneidad a través de un registro público en el que figura la competencia de su matriculación. Lo mismo ocurre en el área docente, donde se distingue entre quienes poseen título habilitante, supletorio, o son sencillamente idóneos. Y, extrapolando estas últimas denominaciones, es similar el panorama en nuestra área. Es lo más lógico, entonces,  que quien contrata servicios pueda disponer de información de este tipo, para poder conformar su proceso de toma de decisiones.

A su vez, existen otros predicamentos que aquejan a nuestro oficio. El Licenciado en Psicología o Sociología puede referirse a sí mismo como Psicólogo o Sociólogo, respectivamente y el Doctor en Medicina, puede utilizar el término Médico. ¿Cuál es el término que mejor define al profesional de las Relaciones Públicas? Una encuesta de nuestro Portal, en la que dejaron su opinión más de 2000 personas, revela que el término más popular es el de “Relacionista Público” (75,26%), seguido de lejos por “Relacionador Público” (12,98%); aunque también “Relacionario Público” cosechó algunas voluntades (2,73%) y hubo algo más de un 9%  de encuestados que optó por “otras denominaciones”. A esta altura, me pregunto, y también les pregunto, ¿puede gozar de seriedad en el imaginario social una profesión cuya denominación aún no está definida? ¿Sería lo mismo, en términos de apreciación en el imaginario, si a los Médicos los llamáramos “curadores”, unos; “Oficiales de la Buena Salud”, otros; o cualquiera de las opciones que la creatividad individual pudiere generar?

En la misma línea aparecen los personajes mediáticos, de dudosa formación profesional que se hacen llamar a sí mismos “RR.PP.”, “Relaciones Públicas”, o “Públicas”, a secas, porque en “el ambiente”, cuando hay confianza, no se usa el nombre completo. Vuelvo a interrogar ¿No se hace im-pres-cin-di-ble una aclaración? Podríamos definir la labor de esta gente como la tarea de convocar a personajes famosos para determinadas ocasiones. Muy bien. Será tarea de las asociaciones que reúnan a estas personas la de encontrar una denominación que les resulte satisfactoria: los Profesionales de las Relaciones Públicas no debemos continuar permitiendo que se utilice de esta manera el nombre de nuestra disciplina.

Finalmente, ¿cuál es el objeto de este debate? Las Relaciones Públicas son una disciplina científica, con método, literatura específica, y aportes de otras ciencias, que se están posicionando como una de las áreas de mayor importancia estratégica, en las organizaciones modernas; sin embargo aún persisten cuestiones que “hacen ruido”, y que impiden su desarrollo: denominación dudosa, competencia profesional dudosa, capacitación técnica dudosa, ámbito de acción dudoso, profesionalismo dudoso. ¿Qué profesión podría resistir tantas dudas?

En conclusión, las Relaciones Públicas son una ciencia social moderna, que cuenta, sin embargo con una historia que le permitiría ya establecer algunos criterios con mayor claridad. De esa manera se evitaría el mal uso generalizado del nombre de la disciplina, así como la utilización inapropiada, por parte de personas que se dedican a temas que nada tienen que ver con ella. A su vez, de regularse su ejercicio, las personas, y empresas, que contrataren un servicio de RR.PP. contarían con mayores parámetros; y finalmente, la nuestra dejaría de ser “una profesión con aclaración.”

Lic. Antonio Di Génova

Autor del libro: Global PR®

http://www.digenovaglobalpr.blogspot.com/

Director General de e-PR Consultores

http://www.e-publicrelations.com.ar/

Editor de:

Portal de Relaciones Públicas

www.redrrpp.com.ar

Portal de Eventos

http://www.eventoxevento.com/

Portal de Palermo

http://www.palermoelectronico.com.ar/

Teléfono Directo: (011) 4775-0931

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss