Twitter

Trolls a la vista!

Cómo lidiar con los comentarios online viles y desagradables



 


El “tech Blogger”  y escritor de humor Paul Carr publicó recientemente
su libro «Sober is my new drunk”.  En él se detalla la forma en que
resolvió su problema con la bebida con la ayuda de las redes sociales y
por qué cree que Internet es más útil que Alcohólicos Anónimos para
mantenerse limpio y sobrio.



Cuando The Wall Street Journal publicó un extracto de su libro en su
sitio web, los trolls* comenzaron a jugar. Apostaron dinero diciendo que
Carr recaería en el plazo de un año, castigándolo por no unirse a AA
con comentarios como éste: «FELICITACIONES! Déjenos saber cómo SUS pasos
le son útiles dentro de 20 años”. **
Otros transmitieron la esperanza de que Carr podría empezar a beber otra vez porque no se unió al programa de AA.

Sarah Lacy, buena amiga de Carr, acudió en su defensa en PandoDaily , compartiendo su indignación por la forma en que la gente estaba apostando sobre la vida de su amigo y compartiendo las cosas desagradables que se habían dicho sobre ella (sobre todo en los comentarios publicados en el blog) a lo largo de su carrera como periodista.

Mi nombre es Laura Paine, y yo, también, soy una víctima del trolling. Es una preocupación de muchos de nuestros clientes a la hora de considerar el lanzamiento de un blog.

Profesionalmente, mientras fui una reportera de noticias locales, he tratado con un trolling leve, por lo general de ciudadanos enojados convencidos de que estaba del lado equivocado en un debate de la ciudad.

Pero lo peor del trolling es en mi vida personal. Como alguien que mantiene un blog sobre su experiencia como una esposa de un músico de un grupo – con su marido en el camino-, he visto de todo.

No mucho después de mi primer post empecé a recibir comentarios de  usuarios anónimos (una función peligrosa que Tumblr ofrece), diciendo que esperaban o no podían esperar a que mi matrimonio fracasara, criticando mi falta de identidad, amenazando con matar a mi marido, o diciendo que esperaban que toda la banda muriera en un accidente que abrasara la camioneta.  Eso, por no mencionar las decenas de comentarios anónimos que he recibido en relación con herirme físicamente o matarme.

Desde el principio, sabía los riesgos de iniciar el blog y abrirme a los ojos del público. A decir verdad, puede ser demasiado a veces. Consideré la interrupción del blog, pero a petición de muchas mujeres en mi posición, me mantuve en marcha.

Entonces, ¿qué hacer cuando el nombre de su empresa, marca, o los empleados están en la línea de fuego? ¿Qué hacer cuando alguien, escondido detrás de un seudónimo online, amenaza aquello por lo que usted ha trabajado tan duro, difamándolo en una forma vil y destructiva, o incluso violenta?  ¿Qué hacer si se dirige a uno de sus empleados?

Muchas empresas consideran la eliminación de la opción de comentar todos juntos, pero como GigaOM, de Matthew Ingram señala, es mejor tener malos comentarios que no tener ninguno en absoluto. Permite la creación de una comunidad y demuestra que a usted le importa lo que sus lectores o clientes piensan.

Aquí están mis cuatro reglas para enfrentar a los trolls desagradables:



Sepa lo que está recibiendo

Cuando usted se convierte en una figura pública, por así decirlo, abre la puerta a las desagradables y, a menudo, viles críticas. No implica que los trolls hagan las cosas bien, pero usted debe prepararse para los chaparrones.


Proporcione una respuesta tranquila y concisa.

Algunos comentarios no son necesariamente viles, pero intentan marcar un punto de vista sobre usted, su producto o empresa que simplemente no es correcto. En vez de responder de una manera emocional o apasionada, exponga los hechos y siga adelante.

Si es demasiado desagradable, elimine el comentario o no lo publique.

A menos que el comentario sea una crítica pertinente (y constructiva), compartida de una manera reflexiva que contribuya a la conversación, elimínelo o no lo publique.  Permitiendo comentarios fuera de control y violentos en un mensaje, artículo o blog, usted está ahogando las conversaciones significativas que podrían estar ocurriendo. Como los niños, nuestros padres nos enseñaron a ignorar a nuestros hermanos cuando ellos estaban haciendo algo que nos molestaba. Esta práctica funciona para los trolls también. Si usted les hace saber que lo están lastimando, la situación no hará sino empeorar.

No lo tome como algo personal.

Esto es más difícil de hacer, pero lo que he notado, y como señaló Lacy, los trolls no siempre leen lo que usted escribe. Por desgracia, hay gente ahí fuera que simplemente busca desahogarse. Internet les ofrece un lugar único para hacerlo de forma anónima, lo que hace que todas sus críticas sean aún más vehementes.

Muchas veces, el manejar a los trolls es sólo una cuestión de usar el buen juicio y sentido común. Ponga un poco de tiempo y espacio entre usted y los delincuentes antes de actuar o responder de una manera emocional.

Y ,.para todos los trolls que andan por ahí, recuerden: si no tienen nada bueno que decir, no digan nada en absoluto.

* Un “troll” es un individuo que entra en blogs y redes sociales y escribe posts con el sólo objeto de crear controversias.

** Referencia irónica a los “pasos” de que consta el programa de desintoxicación de AA.

Por Laura Paine. Publicado en PR Daily

Traducción e interpretación: Lic. Alejandra Martínez Morales, responsable de Relaciones Internacionales de RedRRPP.

 www.prdaily.com/Main/Articles/11553.aspx

© 2015 RedRRPP - Todos los derechos reservados.

Erézcano 3360 PB 2 CABA - Tel: +54 (11) 1555959511
adigenova@redrrpp.com.ar

Diseño web
Grupo Deboss
Grupo Deboss